Plegaria solidaria y de liberación en la situación política y electoral

8

El clamor solidario y de liberación, arraigado en el misterio de la condición humana, es también plegaria. Oremos juntos, agnósticos y creyentes, ahora y en el largo período de tiempo tras las elecciones del 14 de febrero

1. Oremos para que la ciudadanía se exprese en las urnas y en todas partes, ahora y siempre, sin represión ni porrazos.

2. Oremos para que Catalunya, España, la Unión Europea y todo el mundo viva según la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta Declaración sintoniza con el auténtico espíritu cristiano, es asumida por la Doctrina Social de la Iglesia Católica, y prevalece sobre toda legalidad constitucional.

3. Oremos para que la ciudadanía, los políticos y las instituciones respeten e impulsen los derechos y las libertades de todas las personas y de todos los pueblos, incluido el catalán.

4. Oremos por los exiliados, presos y perseguidos políticos. También Jesús, hombre bueno, sufrió el exilio, fue perseguido, torturado, juzgado, sentenciado y ejecutado en nombre de la legalidad política y religiosa establecida.

5. Oremos para que los poderes social, económico, político, mediático y eclesiástico acepten que ellos no son Dios y que, en todo caso, se den cuenta de que el auténtico Dios de Jesús es solidario, liberador y no se impone nunca por la fuerza ni por el miedo.

6. Oremos para que en nuestro interior y en nuestra presencia en el mundo pensemos y actuemos según el Dios de María, madre de Jesús, (Lucas 1, 52): «Derriba los poderosos de sus tronos y exalta a los humildes».

7. Oremos para que, en caso de conflicto entre el poder político y la libertad humana, nos mantengamos fieles a las palabra de Pedro (Actos 5, 29): «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres».

8. Una última consideración sobre personas que siguen las huellas de Jesús y se mueven según su espíritu. Martin Luther King se oponía a la segregación de los negros, y fue asesinado. Dietrich Bonhoeffer se enfrentó al régimen nazi, y fue colgado. Los hermanos Sholl protestaron contra la tiranía, y fueron decapitados. Maximilian Kolbe en Auschwitz se ofreció que lo mataran a cambio de otro, e hicieron que se muriera de hambre.

Compartir esta entrada