Desde Illa a VOX crean un cordón sanitario contra el soberanismo

16

Cordón sanitario de Illa contra el soberanisme catalñan democrático y pacífico

El poderoso aparato mediático del PSOE presenta a Salvador Illa como víctima, dicen, del cordón sanitario de que sería objeto por parte de los partidos soberanistas. La realidad es otra. Es desde Illa a VOX que se crea un cordón sanitario contra el independentismo.

1. Salvador Illa, candidato de la borbónica y juancarlista Moncloa en las elecciones catalanas, es el primero que ha establecido «cordones sanitarios». No quiere que haya soberanistas catalanes demócratas y pacíficos en su hipotético gobierno catalán «regionalista». Lo deja claro cada día. Él se presenta como la «vacuna» para acabar con el «virus» independentista. Palabras similares a las de Josep Borrell, también del PSOE monárquico y ex federal, que anima a «desinfectar» Catalunya del virus soberanista. ¿A que suena «vacunar» y «desinfectar» la sociedad catalana? Unos dicen que suena a «cordón sanitario». Otros, como judíos de este país, dicen que les suena al exterminio que sufrieron sus familiares.

2. Se entiende cada vez mejor que Pedro Sánchez elogie el «sentido de estado» de Ultravox y que VOX establezca, como el candidato de la Moncloa, su cordón sanitario. Los ultras franquistas están dispuestos a apoyar Illa para evitar que haya un Parlament y un Govern soberanista / independentista en Catalunya. ¡Qué vergüenza! Ningún gobernante y político democrático europeo elogia la extrema derecha nazi y fascista como hacen Pedro Sánchez y Salvador Isla elogiando el sentido de estado (?) de la extrema derecha franquista.

3. Ante esto es una exigencia democrática que los partidos demócratas catalanes hagan frente a este cordón sanitario ultra y españolista. Mientras Pedro Sánchez y Salvador Illa flirtean con VOX, mientras Ada Colau es alcaldesa gracias a la complicidad y los votos del ultra Manuel Valls … se alza la voz en el euro parlament y en todas partes del president Carles Puigdemont y de Laura Borràs que se dibuja como la primera presidenta de Catalunya. Laura Borràs se hace suyas las palabras de Puigdemont: «Las opiniones deben ser libres, pero el fascismo no es una opinión; es un crimen».

Compartir esta entrada