La democracia norte-americana deja en ridículo el engaño español

30

1. La democracia norteamericana deja en ridículo el engaño del régimen español. El pueblo americano es libre y puede echar a su jefe de estado. Acaba de hacerlo con el presidente Donald Trump. La mayoría de los estadounidenses han rechazado con su voto la política de Trump. Los españoles no tienen la libertad de echar a su jefe de estado. No pueden tanto si el jefe de estado es el rey impuesto por el dictador Francisco Franco y hoy fugado por oscuros asuntos económicos y de faldas como si el jefe de estado es el hijo del campechano fugitivo. Todos ellos forman una familia real nada modélica.

2. Una de las grandes mentiras del PSOE, principal partido hoy en el Gobierno, es la renuncia a ser un partido republicano, si es que lo ha sido de verdad alguna vez, para convertirse en un partido que avala la monarquía borbónica .

3. Lemas del defenestrado Trump son «Make America great again» y «Put America first» que han perjudicado la democracia, la libertad y la convivencia en los Estados Unidos y en el mundo. También el régimen español, desde PSOE a VOX, tiene su lema dogmático, «Primero la unidad de España». Y todo (democracia, libertad, convivencia, urnas) se sacrifica a la impuesta unidad de raíces franquistas. El establishment español se niega a entender que un entendimiento entre España y Catalunya, respetando sus soberanías, puede ser la mejor fórmula democrática, libre y solidaria entre los dos pueblos o naciones.

4. Y en este recambio de Donald Trump por Joe Biden ha jugado, además de las urnas, un papel democrático determinante el Tribunal Supremo. ¡Qué diferencia tan abismal entre el Tribunal Supremo estadounidense y los Tribunales Supremo y Constitucional españoles! ¡Qué diferencia de credibilidad entre sus respectivos jueces! ¡El sistema judicial español, heredero del franquismo, queda en evidencia y hace el ridículo ante el sistema judicial norteamericano!

5. En cuanto a las urnas, todo el mundo es testigo de la represión judicial y policial contra los ciudadanos que cometieron el crimen de ir a depositar en sus papeletas. Debido a este crimen desarmado, hay exiliados y presos políticos catalanes. La verdad es que, contra lo que dice la propaganda del régimen, los exiliados, como el president y eurodiputado Carles Puigdemont, son tratados como personas honorables, demócratas y pacíficas en la Unión Europea donde viven en libertad.

Compartir esta entrada