Pandemia- El Dios del cardenal Cañizares… i el Dios de Jesús

4

El Dios de Antonio Cañizares, explicado por el cardenal en un sermón sobre la pandemia, quizás, o sin el quizás, no se adecua a la actitud del Dios de Jesús ante el mal.

1. UNA MASCARILLA PARA EL CARDENAL. La postura de Cañizares es en síntesis esta: «La ciencia y la técnica no son suficientes ante la pandemia. La verdadera esperanza ante la pandemia sólo puede venir de Dios». ¿Ciencia o Dios? ¡Qué disparate desde una perspectiva cristiana que cree en un Dios que se humaniza con todas las consecuencias! Puede replicarse al cardenal que Dios tampoco es suficiente para luchar contra el coronavirus y que también son necesarias  la ciencia y la técnica. Si Cañizares fuera coherente debería prescindir de la mascarilla, de lavarse las manos y de mantener una distancia física porque éstas son medidas surgidas de la experiencia y la ciencia médica.

2. DIOS Y PANDEMIA. El Dios de Jesús es explicado de otra manera por Víctor Codina (jesuita y teólogo) desde la condición humana sufriente y esperanzada … «Los creyentes nos preguntamos por el silencio de Dios ante la epidemia. ¿Por qué Dios lo permite y calla? ¿Es un castigo? ¿Hay que pedir milagros? (…) No estamos ante un enigma, sino ante un misterio (…) Todo esto no impide que nos quejemos ante Dios por tanto sufrimiento, ni impide que constatemos la brevedad, ligereza y vanidad de la vida (…) No tenemos que pedir milagros a un Dios que respeta la creación y nuestra libertad, y quiere que nosotros colaboremos en la realización de este mundo limitado y finito. Jesús no nos resuelve teóricamente el problema del mal y del sufrimiento, sino que a través de sus llagas de crucificado-resucitado nos abre al horizonte nuevo de su pasión y resurrección. Jesús, con su identificación con los pobres y los que sufren, ilumina nuestra vida, y con el don del Espíritu nos da fuerza y ​​consuelo en nuestros momentos difíciles de sufrimiento y pasión».

3. DIOS CON LAS VÍCTIMAS Y LOS CIENTÍFICOS … El jesuita y teólogo Codina se plantea un interrogante … «¿Donde está Dios? Está en las víctimas de la pandemia, en los que sufren y mueren, en el personal médico que atiende a los afectados, en los científicos que buscan vacunas, en todos quienes colaboran y ayudan para solucionar el problema, en los que rezan por los demás, en los que difunden esperanza».

«EL PREGÓ». La pandemia es analizada en un número extraordinario del mensual eclesial «El Pregó» (número 582). Varios artículos constituyen una reflexión crítica sobre las relaciones con los demás, la naturaleza y Dios. Su título: «La sotragada de la Covid-19»

Compartir esta entrada