Respuesta soberana al Barça hundido

20

La derrota del Barça tocado y hundido es consecuencia de una mala gestión social, deportiva y fruto de un catalanismo acomplejado durante los últimos años. La respuesta adecuada debe ser soberana, independiente, republicana; no monárquica.

1. Los reyes y presidentes, si son estadistas sabios y honrados, saben que las monarquías y las repúblicas caen un día u otro, aunque sean poderosas como los imperios egipcio y romano. La historia en todas partes y de todos los tiempos así lo enseña.

2. El Futbol Club  Barcelona no es un club con escudo coronado como lo son el Real Madrid Club de Fútbol y el Real Club Deportivo Español. El Barça no es monárquico. Su jefe supremo, el presidente, aún Josep M. Bartomeu, no es inviolable, ni irresponsable en su gestión por pésima que sea, ni su sucesor es un hijo o alguien de su familia por el simple hecho de ser hijo o familiar. El sustituto no es impuesto de forma hereditaria por la vía de la sangre azul. La vía monárquica está descartada para dar respuesta a la hecatombe azulgrana. La única acción positiva que puede hacer Bartomeu es convocar elecciones y huir con nocturnidad a un lugar desconocido del planeta siempre que se lo pague de su bolsillo y no la de los socios.

3. La vía soberana, independiente y republicana con sus valores es mas razonable, justa, moderna y democrática que la vía monárquica. El nuevo jefe del Barça es elegido democráticamente en las urnas con libertad. Tiene que haber candidatos, programas electorales, propuestas de equipos directivos y de la dirección deportiva. Hay que realizar debates sin represión judicial ni policial. El nuevo jefe del Barça será un presidente, de sangre roja como cualquier ciudadano, no un rey o cualquier miembro de una casa real. Y el Barça volverá a ser más que un club como el mejor Barça de la historia.

Compartir esta entrada