La Vanguardia quiere enamorar con artículos ultra españolistas de Morán

10

El director de La Vanguardia, Màrius Carol, quiere enamorar a los lectores que han dejado de leer el diario de los Godó. Quiere enamorarles con artículos ultra españolistas como los de Gregorio Morán.

1. Suscriptores que en los últimos años se han dado de baja de este diario nacional español por su marcada línea unionista y anti soberanista catalana reciben llamadas del diario y también una carta firmada por el director Màrius Carol. Su texto es bastante ridículo y está escrito en español.

2. El contenido de la carta es una confesión de fracaso. Es este: «Apreciado/a. He querido escribirle unas líneas personalmente. Desde el diario le enviamos un cordial saludo y, a la vez, queremos volverle a enamorar. Sí, ha leído bien. Hubo un tiempo en que usted nos seguía a diario, ¿Recuerda? Por eso, nos encanta que formase parte de La Vanguardia otra vez. No pierda la oportunidad de disfrutar de La Vanguardia de nuevo, de nuestros columnistas y corresponsales internacionales, La Contra, los editoriales y de todos los suplementos. Además, con su suscripción también podrá disfrutar de toda las ventajas y experiencias del Club Vanguardia. ¡Queremos volverle a enamorar! Esta vez soy yo quien espera «noticias» suyas. Reciba un cordial saludo. Màrius Carol. Director de La Vanguardia».

3. La Vanguardia quiere enamorar manteniendo numerosos columnistas y una línea editorial propias de un periódico nacional español. Su postura es unionista, incluso ultraespañolista, y está en contra del soberanismo catalán democrático y pacífico. Postura legítima. Pero también es legítimo que un medio de comunicación sea criticado, sobre todo si recibe subvenciones públicas.

4. Uno de los columnistas más destacados es Gregorio Morán. Su tono es el característico de un individuo colonialista, resentido, dogmático e insultante. Su artículo «De Itaca a la Conspiración» podría haber sido escrito y firmado por periodistas de la caverna mediática española como Paco Marhuenda y Pedro J. Ramírez, o por políticos de partidos españoles corruptos como José María Aznar (PP) y Patxi López (PSOE). Y también por Luis Martínez Galinsoga, aquel director franquista de La Vanguardia Española que defecó por la boca con una sentencia histórica: «Todos los catalanes son una mierda».

Compartir esta entrada