Los cupaires practican el modelo del «moderado» y «dialogante» Millo

8

Los chicos y las chicas de la CUP practican el modelo de desgarrar documentos en sede parlamentaria implantado por el delegado del Gobierno español, Enric Millo, que hoy es presentado por los medios españolistas como un personaje «moderado» y «dialogante». Así queda bien claro en la crónica «Quan Enric Millo estripava documents del Govern», Marta Escobar Martín, publicada en www.elnacional.cat. Millo no ha denunciado a Millo a la fiscalía.

               Los miembros de la CUP no son los únicos que se dedican a quemar o romper documentos gubernamentales. El año pasado, el nuevo delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, cuando era el portavoz parlamentario del PP, desgarró la portada del informe del Gobierno «Crónica de una ofensiva premeditada», donde acusaban al Estado de «dificultar el bienestar en Catalunya «.

               Fue el 30 de junio de 2015 y lo hizo, según aseguró, para «decir basta al odio, basta a la separación, basta a la ruptura, basta de utilizar dinero público contra la concordia, la estabilidad y la recuperación». Y no sólo eso. El informe era, a sus ojos, «infame, miente, manipula de manera burda la realidad y demuestra la incompetencia» del Govern de entonces, liderado por Artur Mas.

               En su opinión, el Govern debería haber presentado un balance de la legislatura como Ejecutivo «normal y responsable», pero, por el contrario, publicó un documento «lleno de mentiras, que pretende seguir generando odio contra el resto de los españoles y que divide los catalanes».

               El documento salió a la luz el mismo día en que Millo lo desgarró y tenía el objetivo de hacer públicos los incumplimientos del Estado con Catalunya, a modo de «libro negro». En el informe, o memorial de agravios, se denuncia «una ofensiva premeditada de ahogo y de ataque a la identidad» con la pretensión de poner de manifiesto «la visión monolítica y centralista del Estado, la falta de voluntad de diálogo, la inacción ante las propuestas de Catalunya y el ataque al modelo educativo catalán, elementos que explican la voluntad de una gran mayoría de los ciudadanos de decidir el futuro político del país».

Compartir esta entrada