Libertad cristiana contra legalidad impuesta. (Réplica a Puigverd)

6

El mensaje de Jesús explicado por el Papa Francisco propugna la libertad de los cristianos contra la ley impuesta. La alternativa evangélica en el conflicto entre libertad y legalidad impuesta por los poderes ilumina la situación política de Catalunya y su proceso soberanista que rompe las rejas de una deteriorada Constitución española.

               Francisco comienza la carta apostólica «Misericordia et misera» con el relato del encuentro entre Jesús y una mujer descubierta en adulterio. La adúltera debe ser juzgada y lapidada, según la ley mosaica. Pero Jesús desmonta esta legalidad religiosa y política. Él pone para siempre el amor de Dios, que incluye la libertad y el respeto a la conciencia, en el centro del conflicto. No pone la ley, ni los legalismos, ni la justicia legal. Francisco escribe: «Quedarse sólo en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia divina (…) El cristiano está llamado a vivir la novedad del Evangelio (…) Incluso, en los casos más complejos, en los que se siente la tentación de hacer prevalecer una justicia que deriva sólo de las normas, hay que creer en la fuerza que brota de la gracia divina».

               El cristiano debe asumir este planteamiento evangélico. La libertad humana prevalece sobre la obligación de cumplir una legalidad impuesta que, además, no respeta los derechos y las libertades de las personas y de los pueblos.

               Pero hay comentaristas del talante de Antoni Puigverd que escriben artículos, como el titulado «Desobedeciendo» (La Vanguardia), que descalifican torpemente los que tienen la postura coherente y honrada de no celebrar el aniversario de la Constitución española. Los descalificados son, según escribe, «filósofos perfectamente incardinados en el sistema universitario y cultural de nuestra tierra (…) Periodistas de renombre y miembros conspicuos de la nomenclatura cultural».

               Puigverd no es como esta gente «nostrada». Él se instala en la confortable nomenclatura de la caverna donde no se hacen preguntas claves ni se dan respuestas. ¿Cómo obedecer y celebrar una Constitución española que discrimina el catalán en la misma Catalunya respecto al español? ¿Como obedecer y celebrar una Constitución que niega que Catalunya es una nación con los deberes y derechos propios de una nación? ¿Como obedecer y celebrar una Constitución que persigue, lleva a los tribunales y condena a la ciudadanía y sus representantes por obedecer la voluntad del pueblo expresada en las urnas? ¿Por qué los cavernícolas no dicen que el primero que destruye su Constitución es el Tribunal Constitucional con sus desprestigiados magistrados y sus sectarias sentencias?

              (Artículo traducido del catalán publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada