Mossèn Dalmau. Homenaje a un cristiano digno de 90 años

14

Mossèn Josep Dalmau (20 de octubre 1926, Sant Llorenç de Savall) será homenajeado a partir de las 11 de la mañana del domingo 6 de noviembre en el Santuario de la Virgen de la Ecología en Gallifa.

               Dos constantes configuran la existencia de 90 años de Josep Dalmau. Una vida humana y cristiana digna; y la persecución por parte de la caverna política y eclesiástica. Josep Dalmau estudia en las Universidades Pontificias de Salamanca, de la que es expulsado, y de Comillas. Sacerdote en varias parroquias: Sant Pere Molant, L’Arboçar, Gracia de Sabadell donde es denunciado por un falangista porque las caramelles son cantadas en catalán, y Vilanova i la Geltrú donde contacta con la oposición antifranquista (MSC, PSUC). Colabora con El Ciervo y también con la HOAC de mosén Guillermo Rovirosa.

               Párroco del pequeño pueblo de Gallifa desde 1958 lo que le permite disponer de mucho tiempo para numerosas actividades. Contacta con el Front Obrer de Catalunya. Imparte clases de ética social en la Maquinista de donde es expulsado por motivos políticos. Juzgado por el Tribunal de Orden Público por denunciar torturas a Jordi Pujol. También es juzgado con los sacerdotes Ricard Pedrals, Antoni Totosaus y Jordi Limón debido a la manifestación de curas contra las torturas. Participa en la Caputxinada, la Taula Rodona y en la Tancada d’inel.lectuals en Montserrat en protesta por el proceso de Burgos. Impulsa el movimiento de acción no violenta. Hace huelga de hambre con Lluis Maria Xirinachs para exigir la derogación del Concordato entre el Estado español y el Vaticano. A raíz del Concilio Vaticano II promueve las comunidades cristianas de base. Participa en la creación de la Assamblea de Calalunya. Promueve la candidatura de Xirinachs al Nobel de la Paz. Forma parte del grupo promotor del retorno del president Josep Tarradellas. Se afilia a la CNT donde intenta aproximar cristianismo y anarquismo como ya lo había hecho entre cristianismo y marxismo. Se implica en la Convenció per la Independencia nacional. Crea el santuario de la Mare de Déu de l’Ecología en Gallifa.

               La intensa acción de mosén Dalmau va acompañada de su obra teológica y cívica-política. Tres de sus libros son secuestrados por el ministro Manuel Fraga Iribarne: «Distensions cristiano marxistas», «Agonía de l’autoritarism catòlic», «Contrapunts al Camí de l’Opus Dei». En los últimos tiempos ha escrito dos libros de memorias: «Un capellà rebel, un sacerdot lliure»  y «Una lluita per sobreviure amb dignitat».

               Un apunte final sobre la fe de Josep Dalmau. Cita a Albert Einstein: «Mantengo que el sentimiento religioso cósmico es la motivación más fuerte y noble para la investigación científica«. Y unas palabras que recuerdan a uno de sus referentes, el jesuita Pierre Teilhard de Chardin. Dice: «Los seres humanos tenemos deseo de Dios. La muerte no existe. La vida y el amor son más fuertes que la muerte. El grano se transforma en trigo después de ser enterrado».

               (Traducción del texto publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada