La emisora ​​episcopal española insulta a los obispos catalanes por la cuestión soberanista

7

1. La cadena radiofónica de la Conferencia Episcopal Española, COPE, menosprecia al episcopado catalán  a causa del soberanismo. Radiofonistas como Carlos Herrera y Ángel Expósito destacan por sus insultos a los miles y miles de catalanes partidarios del soberanismo. Miles de estos catalanes son católicos que optan por el soberanismo por decisión política que, además, está avalada por la Doctrina Social de la Iglesia como los obispos catalanes lo dejan bien claro.

2. Uno de los puntos claves de la última declaración episcopal catalana (07/09/15) afirma: «No corresponde a la Iglesia proponer una opción concreta, pero sí defendemos la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos». El soberanismo es una de estas opciones moralmente legítimas.

3. Herrera y Expósito insultan sistemáticamente a los soberanistas catalanes. Por lo tanto, menosprecia a los obispos catalanes que defienden la legitimidad del soberanismo. La COPE es cómplice. La responsabilidad máxima recae sobre el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española. Blázquez es considerado un moderado, pero en estas cuestiones recuerda a su predecesor, el ultra conservador cardenal Antonio María Rouco. El cardenal Blázquez debe saber que aquí no está en juego la libertad de expresión. Está en juego que la COPE actúe según sus principios de ética periodística que, en teoría, se basan en el respeto y la caridad cristiana.

4. El cardenal Blázquez debe saber que muchos catalanes católicos ya no pondrán la crucecita a favor de la Iglesia católica en la declaración de renta a menos que se cumplan dos condiciones. La primera es que Herrera y Expósito pidan perdón por los insultos y el desprecio, y rectifiquen. La segunda es que la cúpula episcopal española apoye la declaración del episcopado catalán del 7 de septiembre. Ambas condiciones deben cumplirse de inmediato para no contribuir a ensuciar la campaña electoral en Cataluña.

5. Blázquez tiene la responsabilidad de explicar a sus compañeros obispos, a los católicos españoles, a los Herrera y Expósito que deben respetar a los catalanes que quieren una Catalunya soberana de la misma manera que los españoles que defienden una España soberana son respetables. Blázquez debe conocer los argumentos soberanistas. El soberanismo no rompe nada ni contra nadie. Catalunya tendrá con España, Europa y todos los pueblos del mundo una relación más libre y solidaria si Cataluny a es soberana como lo son las naciones soberanas en el siglo XXI.

Compartir esta entrada