Duran o la degradada democracia cristiana

10

1. La Unió de Josep Antoni Duran Lleida es una democracia cristiana degradada. La auténtica opción socialcristiana es Demócrates de Catalunya (DC) con gente como Núria de Gispert, Joan Rigol, Antoni Castellà. Así es por historia, fidelidad a los principios, proyecto político, compromiso soberanista, estilo de actuación

2. La Unió de Duran participa en actos organizados de Societat Civil Catalana, entidad dirigida por personajes con historial y vinculaciones franquistas. Demócrates de Catalunya, como Manuel Carrasco i Formiguera, están en las antípodas del franquismo. Se definen como «demócratas, personas comprometidas con la libertad, la fraternidad, la justicia social y el logro de un estado catalán independiente».

3. El juego sucio de Duran, teniendo en cuenta sólo el último año, comenzó con Construïm. Es una plataforma surgida de un sector interno de Unió que no descartaba convertirse en partido alternativo a la propia Unió. Duran contactó, entre otros, con Francesc Torralba y Josep Miró Ardèvol. El Construïm duranista atacaba al Gobierno de CiU y a su president Artur Mas. El filósofo de ética y teólogo Torralba se dio cuenta enseguida del tipo de actuación de este grupo y lo dejó correr. Escribió: «Me desvinculo formalmente de Construïm. No comparto la política que se está llevando a cabo, muy alejada de mi manera de hacer».

4. El otro personaje es Josep Miró, ideólogo de Duran. Preside e-cristians, grupo católico muy conservador. Miró utiliza el españolista Forum Libertas para criticar a Junts pel Sí y para pedir el voto para la Unió de Duran. Miró no firma la carta que numerosos cristianos catalanes han enviado a los cristianos de España para que comprendan y respeten el proceso soberanista catalán. Miró también forma parte de un grupo de católicos de sensibilidades diversas que periódicamente escribe en La Vanguardia. Son Josep Maria Carbonell, Josep Maria Cullell, Eugeni Gay, David Jou, Jordi López Camps, Margarita Mauri, Josep Miró, Nuria Sastre, Francesc Torralba. La cohesión del grupo se está resquebrajando debido en buena parte al activismo conservador de Miró. La postura mironiana no puede ser aceptada, al menos, por Cullell, Jou, López Camps, Torralba.

5. El estilo de la Unió duranista y de los Demòcrates de Catalunya es muy diferente, sobre todo en campaña electoral. Duran, Miró y Ramon Espadaler han decidido que sus adversarios políticos y electorales son Junts pel Sí y Demócrates de Catalunya. Utilizan un lenguaje agrio y despectivo. Desde el otro lado, Mas, de Gispert, Rigol y Castellà optan por no referirse ni menos descalificar a sus antiguos compañeros de partido o de coalición.

6. La campaña avanza. Las encuestas indican una victoria de Junts pel Sí. No hay que fiarse. Las cloacas del estado harán lo máximo que  puedan para impedirlo. El duranismo también. El partido de Duran difícilmente obtendrá representación parlamentaria. Sus hipotéticos votantes deben ser conscientes de ello. La buena gente de Unión deb saber que votar ahora la Unió de Duran se echar  el voto a la basura o dejarlo en manos de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias. La buena gente de Unió debe pensar a quién es mejor votar. Demòcrates de Catalunya -de Gispert, Rigol, Castellà- que forman parte de Junts pel Si los espera.

Compartir esta entrada