La opción social cristiana más allá del fracaso de Duran

27

1. Josep Antoni Duran Lleida, el hombre de la suite del Palace, muestra resentimiento y desprecio contra sus antiguos compañeros de partido, coalición y Gobiern. Actitud fruto del fracaso duranista.

2. Duran fracasa al intentar presentarse como hombre dialogante porque él es el principal responsable de la ruptura de Unió Democràtica y todavía quiere apropiarse de la opción social cristiana catalana. Pero más allá del duranismo hay vida social cristiana en Demòcrates de Catalunya, nueva organización que siente como propio el legado político del original Unió Democràtica.

3. Los dirigentes de Demòcrates tienen prestigio significativo. Joan Rigol, Núria de Gispert, Antoni Castellà van a favor del soberanismo y están a Junts pel Si. Representan un proyecto social cristiano abierto, razonable, dialogante, libre, comprometido con Catalunya. Siguen las huellas de Manuel Carrasco i Formiguera que al ser ejecutado por el franquismo españolista pronunció el nombre de «Jesús» y la frase «Visca Catalunya lliure». No gritó  «Visca Catalunya confederal». Un hombre tan sensato como Rigol explica: «Si Carrasco i Formiguera viese a más de dos millones de conciudadanos reclamando la soberanía de Catalunya hubiera hecho piña con todos ellos».

4. ¡Qué contraste con Duran! Su Unió, dice, quiere apoyar a un gobierno soberanista español y está en contra de un gobierno soberanista catalán. Comparte el planteamiento del frente del «no»: PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos.

5. Duran impulsa la plataforma Construïm con posibilidades de convertirse en partido si conviene. El lenguaje y las acciones de Construïm se caracterizan también por un estilo de resentimiento y desprecio. Esto provoca deserciones. La más conocida es la de Francesc Torralba. El filósofo y teólogo lo explica: «Me desvinculo formalmente de Construïm. No comparto la política que se está llevando a cabo, muy alejada de mi manera de hacer».

6. Torralba y Josep Miro, que es uno de los más estrechos colaboradores de Duran, forman parte de un grupo de ocho personas que escribe artículos en un diario desde una perspectiva cristiana. Este hecho demuestra que se puede ser cristiano propiciando políticas diferentes. La Unió duranista no tiene la exclusiva del social cristianismo. En este grupo periodístico hay cristianos que han militado o militan en partidos diversos como Josep Maria Cullell (CDC) y Jordi López Camps (PSC), que participan del soberanismo catalán y que están muy lejos del duranisme.

7. Francesc Torralba también es director de Qüestions de vida cristiana. Joan Rigol es miembro de su consejo asesor. La Iglesia y la sociedad que quiere Qüestions queda explicado en una editorial. Afirma: «No somos neutrales. No somos neutrales en todo lo que significa la defensa de las ‘raíces cristianas de Catalunya’, tanto con respecto al valor del cristianismo en nuestra vida colectiva como en cuanto a la defensa de nuestra identidad nacional».

Compartir esta entrada