Patéticos Juliana (La Vanguardia), Manuel Valls y Colau

44

Enric Juliana (La Vanguardia), Ada Colau (todavía alcaldesa) y Manuel Valls (derrotado de forma contundente en las elecciones francesas) configuran un tripartito patético. “Patético. Que despierta emociones vivas, especialmente penosas” (Diccionari de la llengua catalana).

2.- Enric Juliana avaló sistemáticamente, desde las páginas del diario del conde de Godó y Grande de España, a Valls como alcaldable en Barcelona. Ada Colau obtuvo la alcaldía gracias al voto ultra de Valls.

3.- Juliana escribió en su día de forma obsesiva varios tuits a favor del candidato francés/español. “Manuel Valls puede aspirar a la alcaldía de Barcelona. Una inteligente jugada de Ciudadanos (si se consuma) y de Emmanuele Macron que colocaría un valioso oficial en la política catalana y española. Bonapartismo de nuevo tipo” (20 abril 2018). “Afirmar que Manuel Valls para Barcelona sería una inteligente opción de Ciudadanos ofende al soberanismo asustado. Decir que esta candidatura tendría un sesgo bonapartista (Valls es un servidor de la República francesa) ofende la susceptible naranja. Me reafirmo en ambas ideas” (21 abril 2018). “Manuel Valls está mañana en TVE. Candidato potente a la alcaldía de Barcelona, ​​digan lo que digan algunos sondeos recientes. Un profesional que dará intensidad a la campaña. Ha reclamado moderación, al menos dos veces. Significativo”.

4.- Las profecías de Juliana vuelven a fallar estrepitosamente. Fracaso electoral de Valls en Barcelona y en Francia. Ciudadanos se encuentra en inexorable proceso de demolición. El independentismo catalán, pese a la represión del régimen español, tiene mayoría absoluta parlamentaria gracias a las urnas, digan lo que digan algunos extraños sondeos. Y se saca del sombrero lo del “bonapartismo”. “Bonapartismo. Sistema de gobierno caracterizado por el predominio del poder ejecutivo y de una burocracia especializada, con orientación populista y paternalista” (Diccionari de la llengua catalana)

5.- En contraste con los textos patéticos de Juliana, existen las consideraciones de Vicent Partal (www.vilaweb.cat) que ponen luz al oscurantismo del tripartito Juliana / Colau / Valls. Escribe Partal: “Manuel Valls es un muñeco patético, un hombre desmenuzado en mil pedazos, un desperdicio personal y política. Si ha llegado a este punto estoy convencido de que en buena parte es a consecuencia del daño que hace el autoritarismo, del daño que te causa, que puede causarnos a cualquiera, llegar a esta convicción de que la imposición y el dominio sobre los demás no sólo es posible sino que es conveniente. Cuanto más autoritario políticamente se ha ido convirtiendo en Manuel Valls menos persona ha sido –menos original, por tanto- y más se ha hundido en su barro. Y debo decir que la carrera de Valls, en este caso, es manual. Gitanos, catalanes y musulmanes, entre más, pero sobre todo, hemos sido objeto de su ira descontrolada y víctimas de sus maniobras. Y no deja de ser especialmente esclarecedor sobre su jerarquía de principios que él, con sus votos, hiciera posible que Ada Colau fuera alcaldesa, robando la alcaldía a Ernest Maragall”.

Compartir esta entrada