Peligroso Borrell, del GAL al Catalangate. Franco y Hitler también defendían la legalidad del régimen

54

Josep Borrell es un personaje peligroso y representa la esencia del PSOE de Felipe González y de Pedro Sánchez, desde el GAL al Catalangate. (“Peligroso: que comporta un peligro”. “Peligro: Contingencia o posibilidad inminente de que ocurra algún mal” Diccionari de la llengua catalana)

2.- El siniestro Borrell apoyó a José Barrionuevo (ministro del Interior) y Rafael Vera (secretario de estado de Seguridad), condenados por el terrorismo de estado de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) durante la presidencia de Felipe González. Borrell asegura (13/09/1998) que defender a los condenados Barrionuevo y Vera forma parte de su proyecto de futuro. Textualmente: «La solidaridad con estos compañeros va irrenunciablemente unida a nuestro proyecto de futuro». ¡Terrorífico!

3.- Ahora el Gobierno básicamente del PSOE mantiene ese compromiso de Borrell y vuelve a ensuciarse las manos con el anti democrático espionaje de las cloacas del estado español contra Catalunya (políticos, abogados, periodistas, líderes cívicos y sociales… ). El entrampado Gobierno (PSOE / Podemos) de Pedro Sánchez se ve obligado por la fuerza de los hechos y la dimensión internacional del escándalo a reconocer que espía a los catalanes y a los disidentes políticos. En una posterior reacción, el régimen y su aparato mediático lo justifica diciendo que, en cualquier caso, se trata de un espionaje legal. ¿Qué se pretende con esta excusa legalista? ¿Es que era legal el terrorismo de estado de los GAL? El nazismo, el franquismo y todas las dictaduras también han tenido y tienen su legalidad, legalidad vomitiva y despreciable.

4.- Pero toda legalidad que viola los derechos y libertades de las personas y de los pueblos debe ser rechazada. “Cuando una ley se opone a la razón, se le llama ley inicua. En este caso, deja de ser ley y se convierte más bien en un acto de violencia (…) El ciudadano no está obligado en conciencia a seguir las prescripciones de las autoridades civiles si son contrarias a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas, o a las enseñanzas del Evangelio” (Puntos 398 y 401 del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia). Estos principios son aplicables aquí y ahora en el asunto del Catalangate / Eurogate digan lo que digan Pedro Sánchez, Margarita Robles, Josep Borrell, Miguel Iceta, Salvador Illa, la trama política franquista, el aparato judicial…

Compartir esta entrada