La «cristiana» Margarita Robles ignora que el Déu de Jesús no espia

58

Los demócratas, independentistas o no, denuncian que la intervención de la ministra de Defensa, Margarita Robles, en el Congreso justifica el espionaje por parte de las cloacas del estado que viola los derechos y libertades democráticas de las personas. Lógico es pedir su dimisión y la del presidente Pedro Sánchez como principal responsable.

2.- Margarita Robles se confiesa «cristiana». La pregunta es si el espionaje que viola los derechos y libertades de las personas y de los pueblos es compatible con el mensaje evangélico de Jesús y con el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. La respuesta es que «no» es compatible». El fin no justifica los medios y no todo vale para liquidar la disidencia política. El padre Josep Llunell (1934-2020) dijo en una de sus espléndidas homilías: “El poder, tanto el político como el religioso, es intolerante y excluyente. Y no duda en matar a los inocentes si en ellos ve el menor peligro por su despotismo” (“¿Creients o comediants?”)

3.- El mensaje de Jesús no tiene nada que ver con el espionaje del poder que viola a las personas a las que trate como enemigos que deben ser perseguidos, encarcelados y forzados a ir al exilio. Jesús afirma: “Ya sabéis que se dijo: Ama a los demás, pero detesta a los enemigos. Pues yo os digo; “Ama a tus enemigos, ruega por quienes te persiguen. Así serán hijos de su Padre celestial, que hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos e injustos. Porque, si amas a los que te quieren, ¿qué recompensa merece? (Mateo 5, 43-46).

4.- Jesús denuncia en otro episodio: “Ya sabéis que quienes figuran como gobernantes de las naciones las dominan como si fueran sus dueños, y que los grandes personajes las mantienen bajo su poder. Pero entre vosotros, no debe ser así…” (Marcos 10, 42). El Compendio de la Doctrina social de la Iglesia lo comenta: “Jesús rechaza el poder opresivo y despótico de los jefes de las naciones y condena implícitamente toda tentativa de divinizar y absolutizar el poder temporal. Sólo Dios puede exigirlo todo del hombre”

5.- En la misma línea, el Compendio comenta otro texto neotestamentario: “Cuando el poder humano escapa de los límites del orden querido por Dios, se autodiviniza y reclama la sumisión absoluta. Se convierte entonces en la Bestia del Apocalipsis, imagen del poder imperial perseguidor” (Apocalipsis, 19, 20).

6.- Aplicar estos textos a la política de aquí y ahora hace que sea legítimo, razonable y coherente concluir que los derechos y libertades de las personas y de los pueblos están por encima de todo poder humano, de toda represión, de toda actuación despótica, de todo espionaje, de la Bestia apocalíptica.

Compartir esta entrada