Lucha armada, negocio armamentista, soberania nacional, rey

60

El suministro de armamento por parte de los países occidentales a la resistente Ucrania de Zelenski y su ejército contra la invasora Rusia de Putin es justificada por los gobernantes y muchos medios de comunicación de Occidente. La lucha armada, dicen y escriben, es el precio a pagar por defender la libertad, la democracia y la soberanía nacional del pueblo ucraniano.

2.- Pero desde el pacifismo se plantean varios interrogantes. (“Felices quienes trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” (Mateo, 5,9)) (“Pacifismo: doctrina y movimiento que aspira a la paz, a suprimir la guerra como medio de resolver los conflictos”). Diccionario de la lengua catalana.”). Algunos interrogantes planteados…

3- El suministro de armamento a Ucrania y, por tanto, la lucha armada ¿es la postura defendida por muchos medios de comunicación occidentales y en artículos publicados en “La Vanguardia”?

4.- El suministro de armas como precio a pagar en defensa de la democracia, la libertad y la soberanía de Ucrania ¿es aplicable a todos los pueblos que defienden la democracia, la libertad y su soberanía nacional?.

5- ¿Por qué son menospreciados los pueblos que, como Catalunya, defienden la democracia, la libertad y su soberanía nacional sin armas ni violencia, por la vía pacífica y a través de las urnas, sean elecciones o referéndum?

6.- ¿Cómo es posible que se justifique el suministro de armamento, por ejemplo a Ucrania, y, en cambio, no se fiscalice la industria armamentista de todas partes, incluida la del régimen español, que aprovecha los conflictos bélicos por hacer un gran negocio?

7.- ¿Qué debe pasar para que Juan Carlos I devuelva la condecoración que recibió como rey por parte de Putin, presidente hoy acusado de practicar un terrorismo monstruoso? ¿Por qué su hijo Felipe VI y el borbónico y juancarlista presidente Pedro Sánchez no le obligan a devolver esa condecoración en nombre, al menos, de la ética política?

Compartir esta entrada