Putin y Juan Carlos son mortales

76

El ¿solitario? Vladimir Putin, heredero de las dictaduras zarista y soviética, y Juan Carlos I, impuesto como rey por el dictador Francisco Franco, son mortales como todos y pese a su poder. Ambos son de actualidad. Putin y su “a por ellos” contra Ucrania y su soberanía nacional. Juan Carlos porque el aparato judicial español concluye su favor, ¡ostras!, el juicio contra él.

2.- Putin y Juan Carlos protagonizaron hace diez años (19/07/2012) una escena de complicidad con abrazo incluido. El presidente ruso entregó al rey español el Premio Estatal de la Federación de Rusia, máxima distinción otorgada por ese país. La ceremonia se celebró en el Salón de San Jorge del Gran Palacio del Kremlin.

3.- Del discurso de Juan Carlos… “Rusia y España son viejos y grandes Estados cuyas relaciones hunden sobre las raíces en la historia (…) España, señor presidente, se congratula de los logros alcanzados por su país y del camino del progreso que desde hace años viene transitando. Rusia se ha consolidado como socio de primer orden de la Unión Europea (…) Los retos de la sociedad internacional del siglo XXI requieren de nuestros esfuerzos conjuntos (…) Los países europeos y Rusia ya hemos demostrado capacidad de colaboración ante desafíos globales como el terrorismo o la piratería marítima”.

4.- Las palabras se las lleva el viento pero quedan en las hemerotecas. También el mensaje evangélico… liberador, solidario y esperanzado está escrito en la condición humana, en el corazón de los hombres y mujeres, sobre todo de quienes más sufren y son perseguidos por dictadores, déspotas, represores.

5.- Los creyentes, de fe y práctica, encuentran huellas de vida plena en el fondo de la mortalidad. Palabras evangélicas que interpelan a los poderosos, sobre todo a los que se presentan como dioses pero sólo son ídolos mortales. “Derriba a los poderosos del trono y exalta a los humildes” (Lucas 1, 52). “Los que figuran como gobernantes de las naciones las dominan como amos, y los grandes personajes las mantienen bajo su poder. Pero entre vosotros no debe ser así: quien quiera ser importante entre vosotros, que se haga su servidor…” (Marcos 10, 42). Gerd Theissen (biblista, teólogo, pastor evangélico) aporta unas ideas… “El poder absoluto es un peligro para todos. El Apocalipsis ve al estado absolutista como un animal del abismo (…) Todo poder que se impone como absoluto contradice la voluntad de Dios (…) Los derechos humanos valen para todos (…) La dignidad de la persona es inviolable (…) Cuando se infringen los derechos humanos… ‘hay que obedecer a Dios antes que a los hombres’ (Hch 5, 29)… Los derechos humanos son conforme a la voluntad de Dios”.

Compartir esta entrada