El relevo del obispo Novell por Conesa cuestiona los nombramientos episcopales

111

El relevo de Xavier Novell por Francesc Conesa como obispo de Solsona cuestiona el sistema de nombramientos episcopales. La decisión corresponde al Papa sin participación del pueblo, tampoco en esta ocasión a pesar de la grave situación de la diócesis.

2.- “Cuestionar. Discutir sobre un punto controvertible. Poner en duda” (Diccionari de la lengua catalana). La controversia afecta al sistema de nombramiento de obispos. Los católicos de la diócesis de Solsona, ¿no tienen nada que decir? ¿Tan malos son los sacerdotes catalanes que ninguno de ellos puede ser obispo en Catalunya? Sólo cinco de las diez diócesis de Catalunya tienen obispo catalán. Son Joan Planellas (Tarragona), Joan Enric Vives (Urgell), Salvador Cristau (Terrassa), Romano Casanova (Vic), Francesc Pardo (Girona). Los otros son un obispo aragonés, Joan Josep Omella (Barcelona), y cuatro son valencianos como Agustí Cortés (Sant Feliu), Enric Benavent (Tortosa), Salvador Giménez (Lleida), y ahora Francesc Conesa (Solsona). ¿Es imaginable que la mitad de obispos de España no fuesen españoles? Sin embargo, existe la compensación de que estos últimos cinco obispos forman parte del área lingüística catalana o Països Catalans en terminología cultural y política.

3.- La polémica de fondo gira sobre el sistema de nombramiento de obispos. Existen varios modelos a lo largo de dos milenios. Los de las primeras comunidades eclesiales se adecúan al espíritu del Evangelio. Los primeros obispos eran designados por los apóstoles pero se fue introduciendo el sistema de elección por clérigos y laicos de la comunidad. Los obispos también escogían un candidato por consenso o aclamación, presentándolo al pueblo para que le confirmara. “Quien debe estar al frente de todos debe ser elegido por todos” (san León Magno, papa, 400/461). “El pueblo tiene el poder de elegir obispos dignos y de recusar a los indignos” (san Cebrià, 200/258).

4.- Otros modelos atentan contra el Evangelio y la labor pastoral de la Iglesia. Así sucede cuando el poder político, desde el feudalismo al franquismo y su nacionalcatolicismo, quiere destruir la autoridad y la libertad a la Iglesia para poner obispos al servicio de los intereses políticos. Esto también ocurre en algunos regímenes del siglo XXI que se presentan como laicos y demócratas.

5.- El código de Derecho Canónico, sin embargo, establece que el Papa “nombra libremente a los obispos o confirma a aquellos que han sido legítimamente elegidos” (c. 377), reconociendo que el principio electivo tiene vigencia en la Iglesia. El citado San León Magno tiene escrito: «La imposición de obispos no deseados puede llevar a que los hombres se vuelvan menos religiosos de lo necesario». El propio obispo de Roma, que es el Papa, es fruto de una elección porque es elegido por el cónclave o reunión de los cardenales. Si el obispo de Roma es elegido ¿por qué no los obispos de Solsona, Barcelona…?

Compartir esta entrada