Llamamiento a los diputados, senadores y ministros a hablar en catalán en el Congreso y el Senado

104

La ofensiva judicial, política, mediática del régimen español basada en mentiras y provocaciones contra el catalán y los catalanohablantes hace necesaria una reacción democrática y civilizada. Un llamamiento urgente a los diputados, senadores y ministros procedentes de Catalunya para que se expresen en catalán en el Congreso y en el Senado del estado que, dicen, es plurilingüe.

2.- Hay que esperar a que ER, Junts y CUP atiendan este llamamiento.

3.- Nada puede esperarse de PP, VOX y Cs debido a su adn franquista, su animadversión españolista al hecho catalán ya que nunca actúan a favor de la lengua y la cultura catalanas.

4.- Comuns es una incógnita. La alcaldesa Ada Colau y el diputado Jaume Asens se mueven de forma ambigua. Un ministro independiente propuesto por Comuns es Manuel Castells que nada hace por el catalán a pesar de ser titular del ministerio de Universidades.

5.- El PSOE del borbónico y juancarlisa Salvador Illa, frustrado candidato monclovita a presidir la Generalitat, no tiene nada que ver con aquel PSC de la pedagoga Marta Mata, una de las impulsoras de la inmersión lingüística. Hoy, Meritxell Batet, presidenta del Congreso, impone el español y prohíbe el catalán en la cámara como también sucede en el Senado. Miquel Iceta, ministro español de ¡Cultura!, no hace nada para promocionar el catalán que está desprotegido y a la intemperie ante la ofensiva de PP, VOX, Cs y de sectores ultra espanyolistas del PSOE. De otra ministra del PSOE procedente de Catalunya, Raquel Sánchez, de Transportes, nada se sabe.

6.- Todo queda en manos de los diputados y senadores de ER, Junts, CUP y de la estrategia conjunta que pueden acordar. Sus intervenciones en catalán pondrían a prueba el nivel democrático de las instituciones estatales. Una posibilidad sería que sus intervenciones en catalán, como ya ha hecho la socialista Batet, fueran prohibidas. Estos diputados y senadores podrían ser sancionados y expulsados ​​de ambas cámaras. Sería un escándalo que demostraría que lo de que el régimen constitucional español es plurilingüe es falso. También demostraría que las altas instancias imponen la obligación de hablar en español y prohíben hablar en catalán. Las consecuencias cívicas, culturales, lingüísticas y políticas serían gravísimas. El régimen español ensuciado por tantos escándalos (judiciales, corrupción…) todavía vería más tocada su credibilidad en la Unión Europea. Los responsables son o serían las autoridades estatales, no los diputados y senadores catalanes porque no es delito expresarse en la propia lengua.

7.- Los parlamentarios catalanes siempre podrán argumentar de forma democrática y didáctica que, a diferencia del Congreso y el Senado, los diputados se expresan libremente en catalán y en español en el Parlament de Catalunya. Sin embargo, hay diputados con adn franquista que actúan con muy mala educación.

Compartir esta entrada