Juan Carlos comparece en el Juicio Final a pesar de la justicia española

13

Juan Carlos comparece como cualquier persona en el Juicio Final que ya es ahora, según los creyentes en el Dios de Jesús como consta en los textos bíblicos, a pesar de que el aparato judicial español y la fiscalía del Tribunal Supremo archive las causas contra el rey emérito fugado a Abu Dabi.

2.- Jesús dice a unos en el episodio conocido como el del Juicio Final: «Venid benditos de mi Padre, recibid en herencia  el Reino que os tenía preparado desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; estaba enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme». Jesús dice a los otros: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber; era forastero y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; estaba enfermo o en la cárcel, y no me visitasteis «(Mateo 25, 34-43).

3.- ¿Con quién está Juan Carlos? ¿Con unos o con otros? ¿Que le dice la conciencia, no el desacreditado sistema judicial español? ¿Cómo lo ve el Dios de Jesús?

4.- El Dios de Jesús se expresa en las Bienaventuranzas que Juan Carlos hubiera podido leer en las largas tardes a cuerpo de rey en Abu Dabi. «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados. Bienaventurados los sufridos, porque heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Felices vosotros cuando por mi causa os insulten, os persigan y digan contra vosotros toda clase de calumnias. Alegraos y celebradlo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. También así persiguieron a los profetas que os han precedido» (Mateo 5, 3-11)

5.- ¿Qué piensa Juan Carlos de las Bienaventuranzas? ¿Las vive? ¿Son aplicables a políticos que en el régimen español han sufrido y sufren prisión y exilio? ¿Cuál es el juicio del Dios de Jesús, no el de Manuel Marchena y Pablo Llarena que ya están citados también en el  Juicio Final?.

6.- También vale la pena referirse al Decálogo, específicamente a algunos de los diez mandamientos que forman parte de la conciencia y de la condición humana. «(…) No jures en falso por el nombre del Señor, tu Dios, porque yo el Señor no tengo or inocente el que jura en falso por mi nombre (…) No cometas adulterio (…) No robes (…) No desearás la casa de otro. No desees su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada de lo que le pertenece» (Ex 20, 02.17). ¿Qué piensa Juan Carlos del Decálogo y cómo lo vive?

7.- Gerd Theissen (teólogo, biblista, pastor evangélico) comenta: «Todos los pueblos con estos diez mandamientos se obligan a defender el don de la libertad. Esta misión ha sido escrita en el corazón de todos los hombres como sello indeleble de haber sido creados a imagen de Dios» (» La fe cristiana. Una saviesa oberta al mon d’avui»)

Compartir esta entrada