Talante franquista de Pedro Sánchez

11


Gestos, decisiones y hechos demuestran el talante franquista del presidente Pedro Sánchez (PSOE). «Tarannà. Manera de procedir» (Diccionari de la llengua catalana)

2.- Hay una continuidad entre el dictador Francisco Franco, el rey Juan Carlos y el presidente Pedro Sánchez. Franco, poco antes de morir, dice unas últimas palabras a Juan Carlos: «Lo único que le pido es que preserve la unidad de España». Sánchez comparte estas palabras del dictador y asumidas por el rey.

3.- Pedro Sánchez milita en esta unidad política y lingüística franquista que prevalece sobre los derechos y las libertades de las personas y de los pueblos. Ahora se inventa el proyecto «El español, valle de la lengua» para potenciar el idioma español y margina el idioma catalán.

4.- Sánchez avala a Juan Carlos que juró fidelidad a los fascistas Principios del Movimiento Nacional y al caudillo Franco y que hoy es un fugado por oscuros asuntos financieros y de faldas, bien instalado en Abud Dhabi donde no se respetan los derechos políticos y humanos. Sánchez rechaza una comisión parlamentaria que investigue este escándalo que ha traspasado las fronteras, y está de acuerdo en que el padre de Felipe VI deje de ser investigado por la fiscalía española, fiscalía que depende del presidente del Gobierno como ha reconocido públicamente. Y Sánchez, de manera cínica, afirma que todos los ciudadanos son tratados iguales por la justicia en el régimen español.

5.- Sánchez echa a la papelera de la historia lo que se ha demostrado ser falso republicanismo federal español de su partido, y se convierte en un activista hooligan a favor de la monarquía que fue impuesta por el dictador Franco designando rey a Juan Carlos.

6.- Sánchez defiende la monarquía y el juancarlisme coincidiendo con los partidos con vinculaciones y adn franquistas como PP, VOX, Cs…

7.- Sánchez elogia públicamente en el Congreso de Diputados el «sentido de estado» de un partido ultra y franquista como VOX con los aplausos de personajes como Miquel Iceta y Salvador Illa.

8.- Sánchez no ha desmontado la policía patriótica y las cloacas del estado existentes desde la dictadura franquista. Su entorno, incluso, elogia las prefecturas policiales, como la de Via Laietana de Barcelona, ​​donde durante la dictadura se torturó a demócratas, catalanistas, sindicalistas, antifranquistas. Sánchez debe explicar lo que piensa del terrorismo de estado de los GAL por el que fueron condenados miembros del aparato ejecutivo del Gobierno de Felipe González.

9.- Sánchez desprecia y no reconoce Kosovo y su independencia de la misma manera que desprecia Catalunya y no reconoce su proceso independentista democrático y pacífico. Como Franco

10.- Sánchez emplea un lenguaje y mantiene una actitud típicamente franquista. Utiliza el famoso «sin prisas y sin pausas» que empleaba el dictador para retrasar tanto como podía el fin de su régimen y el más mínimo paso democratizador. Y su «nunca jamás» es la oposición radical e irracional a la amnistía, a aceptar la voluntad de los catalanes expresada en las urnas en un referéndum, al fin de la represión.

Compartir esta entrada