Interpelación al episcopado catalán sobre autodeterminación y perseguidos

26

Una cuestión tratada por la Conferencia Episcopal Tarraconense (episcopado catalán) en su última reunión es «el contexto social y político que vivimos en estos momentos en Catalunya»

 

1.- «¿Contexto social y político que vivimos en estos momentos en Catalunya (…) y en situaciones de conflicto?» ¿No es más preciso referirse al conflicto histórico y actual entre Catalunya y España; entre el soberanismo / independentismo catalán pacífico y democrático, por un lado, y, por otro, la represión por parte de los aparatos del régimen español?

2.- Los obispos se muestran convencidos de la fuerza del «diálogo» como teóricamente plantea el Gobierno español ¿Y por qué no hablar explícitamente de negociación como se plantea desde el soberanismo / independentismo catalán? ¿Y qué hacer si el Gobierno español se niega a negociar? ¿Qué hacer si no quiere hablar de cuestiones tan democráticas como la amnistía, un referéndum incluso pactado, el derecho de autodeterminación y el fin de la represión? En todo caso, ¿qué obispos de Catalunya han visitado los presos y exiliados políticos? ¿No saben que todo lo que se hace o se deja de hacer con los presos, los exiliados y los perseguidos se hace o se deja hacer a Jesús de Nazaret que también fue perseguido por la legalidad establecida?

3.- Los obispos se muestran convencidos de la fuerza de las «medidas de gracia». ¿Por qué no hablan explícitamente de indultos y, sobre todo, de amnistía, teniendo en cuenta que la Constitución no lo prohíbe y que, por tanto, la amnistía es constitucionalmente posible si hay voluntad política pacificadora y liberadora?

4.- Los obispos se refieren a tener «sentimientos de misericordia y perdón sinceros, respetando la justicia». ¿Hace justicia un sistema judicial español cada vez más desacreditado ante la Unión Europea? ¿Quién tiene que pedir perdón? ¿Los presos, exiliados y perseguidos políticos para cometer el crimen de poner urnas? ¿Los que gritan  «a por ellos», los que pegan, los que dan la orden de pegar? ¿Deben pedir perdón los obispos por su silencio y por aquellos sacerdotes que prohíben reuniones de plegaria en los templos por los perseguidos, por los derechos y las libertades de las personas y de los pueblos con la excusa de que esto es hacer política?

5. Los obispos dicen que «toda la sociedad necesita algo más que la aplicación de la ley». Valdría la pena que recordaran que todo el mundo debe respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Constitución (artículo 10.2) debe ser interpretada y aplicada según esta Declaración que defiende los derechos y las libertades de todas las personas y de todos los pueblos. También de Catalunya. Y el BOE (1977/10733) se hace suyo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos aprobado por Naciones Unidas. Este Pacto afirma que «todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación». También Catalunya.

6. Los obispos saben, o deberían saber, que la Doctrina Social de la Iglesia asume plenamente la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El primer párrafo del punto 157 del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia establece. «El campo de los derechos del hombre se ha extendido a los derechos de los pueblos y de las naciones. Todo lo que es cierto para el hombre, también lo es para los pueblos. El Magisterio recuerda que el derecho internacional se fundamenta en el principio de igual respecto de los Estados, del derecho a la autodeterminación de cada pueblo y de la libre cooperación con vista al superior bien común de la humanidad. La paz se fundamenta no sólo en el respeto de los derechos del hombre, sino también en el respeto de los derechos de los pueblos, en particular el derecho a la independencia».

Compartir esta entrada