Saiz Meneses. De obispo anti soberanista de Terrassa a arzobispo taurino de Sevilla

20

La Maestranza de Sevilla, con olor de sangre de animales sacrificados, acogerà al arzobispo anti sobiranista catalán

El obispo anti soberanista de Terrassa, el español José Ángel Saiz Meneses, pasa a ser arzobispo taurino de Sevilla. ¡Olé!

1. Alberto Garcia Reyes, director del borbónico, juancarlista y antisoberanista ABC de Sevilla da la bienvenida a Saiz Meneses presentándolo como «el arzobispo que rechaza a los independentistas». ¡Olé!

2. ¡Que lamentable Saiz Meneses! Un obispo católico debe practicar y transmitir lo que consta en el episodio evangélico del determinante juicio final. El Dios de Jesús bendice los que visitan los presos y maldice a quienes no lo hacen. Y hay presos, exiliados y perseguidos políticos catalanes. Los creyentes tienen el deber ético de orar por ellos en todas partes, también en las celebraciones litúrgicas y los templos. En cambio, el periodista García Reyes elogia a Saiz Meneses por haberlo prohibido. ¡Olé!

3. El teólogo Hans Küng, que acaba de morir, tiene razón cuando escribe: «Mi crítica a la Iglesia, como la de tantos cristianos, proviene del dolor de la discrepancia entre lo que fue el Jesús histórico, lo que anuncia, vive, lucha y sufre … y lo que hoy representa la Iglesia institucional con su jerarquía. ¿Podemos imaginar a Jesús participando en una triunfante misa pontifical en la Catedral de San Pedro?»

4. Es fácil imaginar a Saiz Meneses en una misa pontifical y también en la plaza de toros de la Maestranza. Sevilla huele a sangre de animales sacrificados en las «corridas». Saiz Meneses, que prohíbe rezar en los templos de Terrassa por los exiliados y presos políticos catalanes, ¿prohibirá que lo hagan católicos andaluces por los presos y los exiliados catalanes en la diócesis de Sevilla? ¿Se mostrará contrario a la tortura de los animales o «fiesta nacional» española y será anti taurino en una sociedad taurina como la andaluza? Él, tan papista, debería practicar y predicar la encíclica «Laudatosi» (Alabado seas) de Francisco. El Papa escribe: «La Biblia no da lugar a un antropocentrismo despótico que se desentienda de las otras criaturas (punto 68). Somos llamados a reconocer que los otros seres vivos tienen un valor propio ante Dios (punto 69). Sería equivocado pensar que los demás seres vivos deben ser considerados como meros objetos sometidos a la arbitraria dominación humana (punto 82). La indiferencia o la crueldad ante las demás criaturas de este mundo siempre acaban trasladándose de alguna manera al trato que damos a los demás seres humanos. El corazón es uno solo, y la misma miseria que lleva a maltratar a un animal no tarda en manifestarse en la relación con las otras personas. Todo ensañamiento con cualquier criatura es contrario a la dignidad humana (punto 92)».

5. El arzobispo Saiz Meneses tiene dos opciones. Puede optar por ser torero y justificar las corridas, y así no molestar a la monarquía y las autoridades civiles y militares. O puede decidirse a favor del Evangelio de Jesús, la humanidad de Francisco de Asís, el Catecismo de la Iglesia Católica y la encíclica «Alabado seas» del Papa Francisco.

Compartir esta entrada