Represión anexionista contra urnas. No al modelo GAL. Govern independentista

11

1. La represión anexionista del régimen español, desde PSOE a José María Aznar y VOX (el del «sentido de estado», según Pedro Sánchez) se intensifica contra los resultados del 14F. Las urnas, no las encuestas manipuladas, dan mayoría absoluta independentista (52% de los votos, 74 escaños).

2. La mencionada palabra «anexionista» aplicada antes es preferible a «constitucionalista», «unionista», «españolista». Las tres últimos términos son empleados por los medios políticos y mediáticos del régimen borbónico y juancarlista. No es ni debería ser el lenguaje soberanista.

3. En esta situación, y por otras causas, se producen legítimas manifestaciones reivindicativas y de protesta en las calles. Las manifestaciones que estallan con episodios violentos, sin embargo, se han de condenar. La violencia es provocada muchas veces por agitadores infiltrados como enseñan los manuales de guerrilla urbana.

4. Algunas voces que se escuchan estos días, como la de Eva Granados (PSOE), hacen temblar cuando dan lecciones sobre orden público, violencia, policía. Tiene razón cuando dice que «quien no condene la violencia no está legitimado para estar en el Govern de Catalunya. Eva Granados hace temblar cuando se refiere a estos asuntos porque ella, Salvador Illa, Miquel Iceta, Josep Borrell, Pedro Sánchez y similares todavía deben condenar sin ambigüedades la violencia terrorista de los GAL practicada durante los Gobiernos de Felipe González. La Catalunya soberana no quiere ninguna violencia, tampoco el modelo de los GAL.

5. La respuesta democrática más radical de los partidos soberanistas a cualquier violencia y represión debe ser ahora más que nunca formar ya un Govern independentista con un programa independentista fiel a los resultados electorales. Los independentistas también deben realizar una actuación conjunta en Catalunya, España, Europa y el mundo. Deben contar con la participación de los presos y exiliados políticos (Europarlamento y Waterloo). Deben tener unos objetivos que van entrelazados de forma simultánea: amnistía, derecho de autodeterminación, buena gestión sobre la pandemia y los asuntos socioeconómicos.

Compartir esta entrada