ER acojonada por la victoria independentista en las urnas

8

Movimientos y declaraciones de Oriol Junqueras y Pere Aragonés indican que ER está acojonada por la victoria independentista (ER, Junts, CUP) en las urnas. ¿Es así?

1. «Acojonado = amedrentar = perder el coraje = coger miedo = Con las amenazas de esta gente se habrá acobardado» (Tradución del  Diccionari de la Llengua Catalana) … Lengua, hay que recordarlo siempre, que es prohibida en el Congreso y en el Senado españoles … y que los diputados o senadores que intentan utilizarla son silenciados y castigados.

2. ¿Está acojonado Pere Aragonés ante las presiones del establishment institucional, político, financiero, judicial, policial, mediático como, por ejemplo, La Vanguardia y El Periódico? ¿Tiene miedo de que si finalmente es elegido presidentede la Generalitat por el Parlament sea perseguido por el régimen español como lo son sus muy honorables predecesores Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra, lo que no se da en ninguna democracia ni, incluso , casi en ninguna dictadura?

3. Del amedrentamiento de Aragonés puede pasarse a un golpe de estado a la catalana. Sería un golpe de estado si no se respetan los resultados electorales. Sería una manera de romper las urnas donde el independentismo gana con mayoría absoluta en votos (52%) y escaños (74). El mandato del pueblo es que haya un Govern y un programa independentistas. Los principales actores son ER y Junts, con ligera ventaja de ER en un empate técnico, y la CUP. Hay que dejar constancia de que el Reino Unido aprobó la salida de la Unión Europea con el 51.9% de los votantes. Sí, el 51.9% de los votantes, no del censo. El amedrentamiento y el hipotético golpe de estado catalán apuntados harían saltar por los aires la democracia y el soberanismo en Catalunya, y también la ER actual.

4. Poner en marcha en Catalunya otra vía gubernamental con PSOE y Comuns estaría en la línea de las inolvidables y sucias 155 monedas de plata de Gabriel Rufián. Sería entregar la soberanía catalana a las manos ultra centralizadoras del PSOE que acepta la monarquía impuesta por el dictador Franco, que avala el campechano huido por oscuros asuntos financieros y de faldas, que tiene unos personajes como Pedro Sánchez y Salvadora Illa que por activa, pasiva y perifrástica elogian el sentido de estado del Ultravox. También sería poner la soberanía catalana en manos de los Comuns de Ada Colau que, para mantenerse como pésima alcaldesa de una Barcelona provinciana y decadente, acoge satisfecha la complicidad y los votos de l’ ultra Manuel Valls. Comuns de Jéssica Albiach, la quejica, que puso en riesgo la libertad de los demás diputados cuando mostró públicamente su «no» en el pleno del Parlament que aprobó las leyes del referéndum y de desconexión. Su lamentable gesto tiene un nombre que lo sabe todo el mundo,

Compartir esta entrada