Junqueras regresa al autonomismo fum fum fum

6

Oriol Junqueras, como todos los exiliados y presos políticos catalanes, merecen solidaridad, comprensión … y sinceridad. Por eso es legítimo argumentar que la vía amplía a la independencia preconizada en teoría por ER es en la práctica un regreso al autonomismo fum fum fum (humo humo humo).

1. La llamada «vía amplía» recuerda los frustrados experimentos de «equidistancia», «centrismo», «tercera vía», «federalismo» y «confederalismo» que nunca han existido y que no están ni se les espera.

2. Esquerra Republicana quiere ampliar tanto su base electoral que se desnaturaliza. Se presenta a sí misma en su propaganda electoral como ER … sin la C de Catalunya.

3. ER incorpora a sus candidaturas personajes, como Carles Castillo, que se manifiesta en Tarragona con los ultras de Cs y SCC contra el soberanismo y el derecho de autodeterminación, y también niega que los políticos catalanes exiliados y presos sean exiliados y presos políticos.

4. El ER de Oriol Junqueras y Pere Aragonés deberían defender que el Govern catalán negocie en plano de igualdad con el Gobierno español pero se limitan a pedir un mero diálogo en una mesa nunca constituida.

5. El hombre de ER en Madrid es Gabriel Rufián, tuitaire bla bla bla mayor del reino, inolvidable autor de la frase «155 monedas de plata» que debería aplicarse a sí mismo, y que festeja con ultra españolistas .

6. La vía autonomista de ER consiste en aprobar los Presupuestos Generales del Estado del borbónico y juancarlista Gobierno PSOE / Podemos presidido por el nada fiable Pedro Sánchez que hace tándem con Pablo Iglesias. Un Gobierno que permite la continuidad del teniente coronel Daniel Baena y de las cloacas del estado. Unos Presupuestos que incrementan sustancialmente los recursos destinados a la Casa Real, al campechano huido, al armamentismo hasta el punto que el Gobierno Pedro / Pablo se niega a informar sobre la venta de armas en Turquía … y todo ello en un tiempo que habría que dotar de muchos más recursos a los ámbitos sanitario, laboral y económico para hacer frente al coronavirus. Todo muy democrático, muy progre, muy republicano, muy catalán.

7. ER sostiene que su planteamiento es realista y pragmático. Pero los supuestos realismo y pragmatismo son vacíos de contenido si no hay una negociación auténtica que haga posible pactar de verdad. Por ello, el president Carles Puigdemont lo califica de «pactismo mágico». Puro ilusionismo. Fum, fum, fum. El realismo de Carles Puigdemont y Laura Borràs consiste en llevar a la práctica la unidad soberanista catalana ante la ofensiva represora del régimen español.

Compartir esta entrada