La Catalunya con exiliados y presos políticos es un Atrio de los Gentiles

7

«Catalunya es un Atrio de los Gentiles» es el título de un artículo del número 266 de «Qüestions de vida cristiana» (publicado en catalán). Sigue la primera parte de este texto en el que se añaden unos versículos del capítulo 25 del Evangelio de Mateo que son aplicables a la situación que se vive y sufre en muchos pueblos del mundo, también en Catalunya.

La Catalunya cristiana, laica, eclesial, anticlerical, agnóstica, indiferente, atea es un Atrio de los Gentiles. La Catalunya del 2020 es una nación con dirigentes políticos y cívicos, pacíficos y democráticos, en el exilio y en la cárcel. Una situación que choca con el Atrio de los Gentiles y su espíritu dialogante y de convivencia.

Hace diez años que el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, explicó en Barcelona, ​​en enero de 2010, el sentido de los areópagos del siglo XXI. El papa Benedicto XVI había anunciado su creación el 21 de diciembre de 2009 en su discurso de Navidad a la curia romana. Proponía espacios de diálogo de la fe con el mundo contemporáneo, la razón, el agnosticismo, la indiferencia, el ateísmo, la cultura, el arte, la ciencia, la tecnología, la comunicación. Dijo: «Creo que la Iglesia debería abrir hoy una especie de Patio de los Gentiles donde los hombres pudieran entrar en contacto de alguna manera con Dios sin conocerlo y antes de que hayan encontrado el acceso a su misterio (. ..) En el diálogo con las religiones hay que añadir hoy sobre todo el diálogo con aquellos a quienes la religión es algo extraño, para quienes Dios es desconocido y que, sin embargo, no querrían estar simplemente sin Dios, sino acercarse al menos como Desconocido «.

Del «dios desconocido»  habla Pablo en el Areópago de Atenas pocos años después de la muerte de Jesús y, según sus discípulos, de su resurrección (Hechos 17, 23). Los cristianos tienen la exigencia íntima de explicarse sobre su fe. «Estad siempre prontos para dar una respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza. Pero hacerlo suavemente y con respeto, manteniendo la rectitud de conciencia «(1 Pedro 3, 15-16).

La fe se propone con la palabra y la propia existencia, nunca se impone. Leemos en la Carta de Santiago. «La religión pura y sin mancha delante de Dios consiste en ayudar a los huérfanos y las viudas en sus necesidades (…) ¿De qué servirá que alguien diga que tiene fe si no lo demuestra con obras? (…) ¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien, pero también los demonios lo creen, e incluso se n’esgarrifen! » (Jaume 1, 27; 2, 14; 2, 19).

«Malditos, no me visitásteis en la càrcel»

Estas palabras de la Carta de Santiago sintonizan plenamente con el episodio del juicio final, según el capítulo 25 del Evangelio de Mateo. El Dios de Jesús bendice a los que atienden a los que sufren y visitan presos, y maldice a los que no atienden a los que sufren ni visitan presos. Estas palabras interpelan a todos. A obispos, creyentes, agnósticos … a reyes, políticos, jueces, carceleros.

«Venid, benditos de mi Padre (…) Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; estaba enfermo; y me visitàsteis; en la cárcel, y vinisteis a verme (…) Apartaos de mí, malditos (…) porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber; fui forastero y no me alojasteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; estaba enfermo o en la cárcel, y no me visitasteis «.

Compartir esta entrada