España nacionalista, antes y durante la pandemia: Albiol, Borrell, Illa

6

Xavier Garcia Albiol, Josep Borrell, Salvador Illa detrás de una gran bandera española

La España nacionalista y retrógrada de derechas e izquierdas que ya existía antes de la pandemia quiere reforzarse aprovechando la invasión letal del coronavirus … Xavier García-Albiol, Josep Borrell, Salvador Illa

 

1. La ultraderecha europea, según el escritor y filósofo judío George Steiner, se basa «en los odios étnicos, el nacionalismo chovinista y las reivindicaciones regionales que han sido la pesadilla de Europa». Chovinismo es «la admiración excesiva por el propio país asociada a un desinterés o un desprecio por otras culturas o países». Puede hablarse del «nacionalismo romántico» de los ingleses y el brexit, del nacionalismo de los Estados Unidos de Donal Trump, de …

2. ¿Y España? La Constitución (artículo 2) declara la «indisoluble unidad de la Nación española» que es «patria común e indivisible de todos los españoles». ¡Ostras! ¿Se puede ser más nacionalista que proclamar la eternidad de una nación cuando los pueblos son fruto de la tierra y del tiempo variables? La definición inmóvil y dogmática constitucional es lo que defienden derechas e izquierdas españolas … VOX, PP, Ciudadanos, PSOE, Podemos. Son herederos de lo que defendía la dictadura franquista en la Ley de los Principios del Movimiento Nacional. Estos «principios» son, según su artículo primero, «por su propia naturaleza, permanentes e inalterables». Y así estamos.

3. El soberanismo catalán no tiene nada que ver con el nacionalismo español. El soberanismo / independentismo catalán se adecua más bien a lo que dice el político, diplomático e historiador israelí Shlomo Ben Ami: «Los valores de la libertad y la dignidad humanas que impulsan la civilización occidental siguen siendo el sueño de la inmensa mayoría de la humanidad».

4. Las fuerzas soberanistas de Catalunya están a favor de la Europa de los derechos humanos. Una Europea que promueva y defienda los derechos y las libertades de todas las personas y de todos los pueblos, incluido el catalán. El soberanismo catalán quiere que la relación entre España y Catalunya se base en la democracia, la libertad, la solidaridad, con respeto a la mutua soberanía y sin dependencia subordinada.

5. Tanto es así que el soberanismo catalán crea una dinámica cultural, social y política que hace mucho más bien al progreso, la libertad y la convivencia de España que un federalismo inexistente, que el autonomismo fracasado, que los propios españoles y los españolistas . Quizá por eso el soberanismo con presos y exiliados se anatematizado y perseguido por el establishment institucional, político, judicial, policial y mediático español.

Compartir esta entrada