Sánchez … con Otegui y Arrimadas, que le acusa de terrorista

4

Pedro Sánchez cuenta con la abstención de Arnaldo Otegui (EHBildu) y el voto favorable de Inés Arrimadas (CS), que acusa al abertzale de terrorista, para prolongar el estado de alarma que, de hecho, se consolida como alarma en España

1. El precio que el Gobierno PSOE / Podemos (Iceta / Colau) paga para prolongar el estado de alarma en la crisis del coronavirus es muy alto y lo debilita políticamente y en el Parlamento. El Gobierno español más «progre» del mundo mundial es una caricatura de gobierno y de progresismo.

2. Es alarmante que Pedro Sánchez, para conservar su caudillismo de «única autoridad competente» rompa la alianza parlamentaria que le llevó a la presidencia del Gobierno, dé desesperado un volantazo, y se cae al precipicio al entregarse a  manos de un partido ultra conservador y en liquidación como es  CS. Ciudadanos es liderado hoy, de momento, por Inés Arrimadas, una mujer de mínimo nivel cultural y político … de una cultura, además, derivada de su familia franquista.

3. También es alarmante que Sánchez vaya con la muleta de la abstención de una formación política vasca y de un líder a los que el PSOE y él mismo siempre desprecian, Ponen en duda, en privado y en público, el carácter democrático de los abertzales de EHBildu y de su principal líder Arnaldo Otegui que ha pasado largas temporadas en prisión.

4. La españolísima Arrimadas siempre es muy dura y mal educada con los independentistas. Ha calificado de «infame» e «indecente» una entrevista que TVE hizo a Otegui. Comentó: «Es la mayor humillación a las víctimas del terrorismo. Otegui es un terrorista condenado e inhabilitado». Criticó al PSOE por «blanquear a Otegui con dinero de todos los españoles». Y durante la intervención de la representante abertzale en el debate de investidura de Pedro Sánchez, los diputados del trifachito (PP, VOX, CS) proferían gritos de «asesinos», «terroristas», «viva España».                                                                                                                                                                                                           5. Vaticinio.  Pedro Sánchez, por su mala gestión y su desesperación, saldrá quemado de esta operación. Inés Arrimadas, por su oportunismo y su demagogia, se hundirá aún más. Arnaldo Otegui, que la ha visto de todos los colores y está vacunado contra el virus, saldrá fortalecido entre los abertzales y será maldito entre los españolistas.

Compartir esta entrada