Los obispos tienen el deber de defender la autodeterminación

14

Los obispos de Catalunya tienen el deber de proponer el Evangelio y de estar con su pueblo, incluido con su derecho de autodeterminación. Traiciona su misión episcopal quien no lo haga o se mantenga en un silencio cobarde.

1. El episcopado católico tiene una guía clara, el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Su argumentación textual sigue a continuación. «El magisterio eclesial valora positivamente la Declaración Universal de los Derechos del Hombre proclamada por las Naciones Unidas» (Compendio número 152).

2. «La fuente última de los derechos humanos no se sitúa en la mera voluntad de los seres humanos, en la realidad del Estado, en los poderes públicos sino en el hombre mismo y en Dios su Creador. Estos derechos son universales, inviolables, inalienables «(153).

3. «El campo de los derechos del hombre se ha extendido a los derechos de los pueblos y de las naciones. Todo lo que es cierto para el hombre, también lo es para los pueblos. El Magisterio recuerda que el derecho internacional se fundamenta en el principio de igual respecto de los Estados, del derecho a la autodeterminación de cada pueblo y de la libre cooperación con vista al superior bien común de la humanidad. La paz se fundamenta no sólo en el respeto de los derechos del hombre, sino también en el respeto de los derechos de los pueblos, en particular el derecho a la independencia. Los derechos de las naciones no son sino los derechos humanos cultivados en este nivel específico de la vida comunitaria. La nación tiene un derecho fundamental a la existencia» (157)

4. «La Iglesia es es consciente de que su misión esencialmente religiosa incluye la defensa y la promoción de los derechos fundamentales del hombre. El compromiso pastoral se desarrolla en una dirección doble, de anuncio del fundamento cristiano de los derechos del hombre y de denuncia de las violaciones de estos derechos» (159)

5. Siguiendo la sugerencia del president Carles Puigdemont, querellado como peligroso delincuente, quien suscribe quiere mirar los ojos de los obispos de Catalunya. Obispos Pujol, Omella, Vives, Cortés, Saiz Meneses, Casanova, Benavent, Giménez, Pardo, Novell, Cristau, Taltavull, Gordo, Vadell. Hay que mirar uno a uno a los ojos de los obispos y preguntarles si, en el actual momento que vive Catalunya, piensan proponer el Evangelio y explicar lo que dice la Doctrina Social de la Iglesia sobre los derechos de las personas y de las naciones, o serán cobardes y serviles ante un poder político español que se querella contra los representantes políticos y la ciudadanía de Catalunya que, creyentes o agnósticos, quieren hacer caso de los valores del Evangelio y del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia.

Compartir esta entrada