Godó, Carol y Juliana amparan al colonialista Morán

7

La Vanguardia acoge cada semana un panfleto de Gregorio Morán. Su última vomitada versa sobre dos personas que no pueden defenderse porque están muertas como Juan Goytisolo y Joan Sales

1. Moran, con su estilo pedante, utiliza inventadas declaraciones de Goytisolo en un intento de ensuciar a Sales y a su obra, como Incerta glòria, de gran calidad cívica, humana y literaria. Morán califica a Sales de prosista mediocre, para fascista y ultracatólico.

2. Francesc-Marc Álvaro pone el descubierto las mentiras, el juego sucio y manipulador de Morán recordando lo que Goytisolo escribió con admiración a favor de Sales. Josep Bargalló lo ratifica con más pruebas. Xavier Antich resalta estas aportaciones: «Morán vuelve a mentir de manera vergonzante. Hay gente que se acostumbra tanto a mentir que ya no sabe distinguir la verdad de la mentira ni los hechos de sus invenciones». Pilar Rahola dice: «Morán es un personaje resentido e intolerante que se cree por encima del resto y que tiene obsesión enfermiza con el catalanismo. Escribe con bilis». Salvador Cardús comenta al respecto el artículo «Histèrics i xarons» de Bernat Dedéu publicado en www.elnacional.cat. Dice: «Por favor, léanlo. Pone en evidencia las mentiras del Morán, el personaje arrogante que me trató de nazi».

3. Dedéu escribe, entre otras cosas, con su ironía: «Cada día será más fácil comprobar cómo, a medida que el referéndum vaya tomando cuerpo (…) la defensa del españolismo en Catalunya adoptará una retórica más histérica y chabacana (…) La extraña invención de Morán no responde únicamente a un error filológico, sino a una forma de colonialismo mental activo y consciente según el cual, aparte de poder insultar gratuitamente un escritor al que se ha leído de paso, cualquier manifestación de cultura catalana se inscribe en el más puro de los folclorismos conservadores, bien lejos de la altura internacional, alternativa y cosmopolita de los autores españoles (…) Que este artículo falsario de Morán, contradicho por el mismo autor que glosa, comparta espacio en el diario de Godó con las perlas de López Burniol, cada día más parecidos a la editorial de La Razón, donde el proceso catalán se describe en términos de engaño y de ilusión, o con artículos donde se promociona el nuevo partido de Fernández Teixidó como único salvador del catalanismo sensato, no es casual (…) El famoso discurso de Guardiola, que hizo daño porque insistía precisamente en tachar de autoritario un Estado que castra la autodeterminación, hizo mucha pupa justamente porque refleja el poder español como nunca antes (…) Cada día que pase, todos aquellos que han abonado esta forma de imposición inhumana apelarán a invenciones histéricas como la de Morán y un lenguaje notoriamente chabacano que querrá resucitar todas las imposturas mentales del catalanismo, con la consiguiente apelación contra la división y a favor del seny, es decir, a favor de España como garante de la ciudadanía de primera. Afortunadamente, a los mentirosos y los cursis la validez de sus mandangas y las falsedades de sus textos no les aguantan ni unas horas».

4. Mientras La Vanguardia (Javier Godó, Màrius Carol, Enric Juliana) amparan al mentiroso y colonialista Gregorio Moran, dicen, en nombre de la libertad de expresión. La ciudadanía, en nombre de la libertad, puede disentir de la actual cúpula de este diario y actuar en consecuencia.

Compartir esta entrada