Un sermón denuncia la injusticia contra el proceso

32

Mosén Cinto Busquet, de Calella y de «Cristianos x la soberanía» argumenta en su último sermón dominical que hay una denuncia cristiana de las injusticias, también de las injusticias contra el proceso soberanista catalán. Reflexiona con el Evangelio sobre la realidad cotidiana.

1. El mosén explica desde el púlpito: «La única ocasión en que me he referido al proceso fue en noviembre pasado. Cuatro personas me interpretaron mal por haber hecho una mención de la relación tan tensa entre el Estado y nuestras instituciones catalanas. Decían que había hecho política desde el púlpito. Después hablé con dos de estas personas. Lo aclaramos  y nació una gran amistad entre nosotros. Pero las otras dos personas se quejaron con no muy buenas maneras y el otra día todavía hablaban de lo que había dicho en noviembre».

2. Cinto Busquet entra en el fondo de la cuestión. Explica: «Los cristianos, por encima de todo, somos cristianos. Tocamos los problemas y, con buena fe, lo aplicamos a las diversas situaciones. Nada de lo humano es ajeno a la fe. Desde el púlpito no tengo que tomar posiciones personales. Voto el que voto en cada elección como un ciudadano más. Cuando, si Dios quiere, dentro pocos meses haya un referéndum de autodeterminación votaré lo que votaré, pero cada uno es libre. Yo no tengo que hacer público lo que pienso» .

3. El sacerdote Busquet añade: «Pero tengo que denunciar lo que es injusto. Como lo hizo Jesús y hace el Papa Francisco. Hay claramente una injusticia hecha por las instituciones del estado y por medios de comunicación contra el proceso. Catalunya Ràdio denunciaba esta mañana que medios españoles hacen una campaña tergiversadora de la situación catalana. Pero en Catalunya no hay división, ni enfrentamientos, ni violencia, ni persecución de quienes se sienten españoles y piensan que es bueno continuar como un solo estado. Hacen una campaña para justificar que el Estado pueda adoptar ciertas acciones en su momento. Esto lo tenemos que denunciar desde el púlpito y desde la calle. Es necesario hacerlo. Esto es ser cristiano».

(Traducción del texto publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada