Cristianos x la soberanía (4). Ni vencedores ni vencidos

9

La presente reflexión de Cristianos x la soberanía parte de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Señor Jesús, Tú que has pedido al Padre, antes de dar su vida por nosotros, que todos los que os seguiríamos durante siglos fuéramos uno como Tú y el Padre sois uno, haznos abrir los ojos a la inmensa posibilidad de que tenemos de participar de vuestro misterio de unidad y distinción en la plenitud del Espíritu.

Son diferentes nuestras sensibilidades y nuestras prioridades, nuestras opciones vitales y nuestros compromisos, pero deberíamos tener siempre presente que por encima de todo deberíamos creer que somos hermanos y que estamos llamados a testimoniar que es factible vivir en el respeto de nuestras diversidades y en la armonía de nuestras complementariedades.

Deberíamos aceptarnos y alegrarnos de reconocernos diferentes, pero demasiado a menudo en vez de sentirlo como una oportunidad lo vemos más bien como un inconveniente o incluso como una amenaza. Ayúdadnos a ahuyentar de nuestro corazón el recelo de los unos hacia los otros y toda actitud de arrogancia y toda tentación de enfrentamiento.

Hacednos semilla de un mundo realmente nuevo, más fraternal y más solidario, más dialogante y más humilde. Hacednos promotores de un estilo de vida que no genere vencedores y vencidos y que no nos divida entre buenos y malos, sino que a todos nos haga considerar recíprocamente como portadores de una parte de verdad y que nos haga más conscientes de que somos necesarios unos a otros para caminar juntos hacia una manifestación más plena de la Verdad y la Bondad.

En un mundo donde se levantan nuevas barreras y algunos pretenden fosilizar viejas fronteras, haznos apóstoles de justicia e instrumentos de libertad, a fin de que podamos dar nuestra contribución a hacer de nuestra tierra y de nuestro mundo un espacio donde vayan disminuyendo las imposiciones y las incomprensiones y vaya creciendo el verdadero amor entre las personas y los pueblos como Vos deseais.

Compartir esta entrada