Desde la ausencia de Dios a la fe práctica

5

Las formas humanas de expresarse sobre Dios son diversas, desde creer en su ausencia a una fe práctica ligada a la condición humana y que incide en la vida cotidiana

-Albert Om (periodista). «No tengo creencias religiosas».

-Máximo Pradera (melómano, periodista, escritor). «¿Creencias? La ética del cristianismo, sin religión».

-Joël Dupuch (ostreïcultor). «Creo en un Dios tan grande … que no le importa la religión».

-Alfonso Alzamora (escultor y pintor). «Hago mía una frase que leí en La contra hace años: No creo en Dios, pero le echo muchísimo de menos».

-José Alfredo Martin (Asociación para la recuperación del olivar Yermo de Oliete). «No tengo religión y creo en Dios»

-Norbert Bilbeny (catedrático de Ética, autor de «La vida avanza en espiral»): «¿Creencias? Tao, Evangelios, Bach».

-Susan Perrow (australiana, 64 años, formadora de maestros). «Todos poseemos una chispa divina y estamos aquí para desarrollarla».

-Antoine Saint Exupery (Autor de «El principito»). «He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos».

-San Agustín. (Libro de las Confesiones). «Tú, Señor, nos has creado para ti y nuestro corazón está intranquilo hasta que encuentra en Ti la paz».

-Joaquín Fuster (experto en neurociencia cognitiva). «Dios nos trasciende. Pero al mismo tiempo está en nosotros».

-Armand Puig (teólogo y biblista). «El Evangelio de Jesús, con su propuesta de un mundo justo, solidario y pacífico, se convierte en una propuesta indispensable ante un materialismo que se ha revelado inviable como fuente única de satisfacción. Buscar la felicidad sólo a través de los bienes materiales es la imagen de Sísifo: siempre sufriendo para subir y siempre volviendo a caer. La propuesta de una vida interior que tiene en el otro lado un interlocutor, al que llamamos Dios, y que es un Dios de rostro humano es de una fuerza extraordinaria».

-Josep Rius-Camps (teólogo y biblista). «El Reino de Dios que Jesús quiere construir no se puede hacer a base de grandes masas y edificios singulares y menos de guerras de religiones ávidas de poder, sino de personas conscientes de que hayan sazonado su propia sal, evitando que se vuelva insipida y no sirva ni siquiera para el estercolero (…) Lucas pone de relieve la supremacía del amor misericordioso de Dios sobre la Ley del sabbath».

-Andrés Clarós (médico otorrinolaringólogo): «Pienso en democristiano. Soy cristiano sin dudar».

-Lluís Solà (monje de Poblet). «Las cosas sencillas, como la bella melodía de la Virgen o el Puer natus, son las que mejor nos ayudan a acceder a la verdad, a lo esencial. Son de hecho camino de la verdad y de la belleza (…) Como una invitación al diálogo y a la investigación, nunca a la posesión, como el Dios en llamas de la zarza de Moisés que viene a encontrar su pueblo para comenzar con él una historia de libertad y de responsabilidad».

-Gabriel Bayès (jesuita, ordenado sacerdote hace 50 años). «El evangelista Juan pone en boca de Jesús: He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia».

-(Lucas 10, 38-42): «Jesús respondió a Marta: Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas, cuando sólo hay una necesaria».

-Adolf Von Harnack (1851-1930. Autor de «La esencia del cristianismo»): «Jesús reconoció la auténtica práctica de la religión en el ejercicio del amor al prójimo y la misericordia (…) No se puede decir con más claridad que, según la mentalidad de Jesús, lo decisivo es la misericordia y que la actitud, en la que se practica, contiene ya también una veritbale dimensión religiosa».

-Papa Francisco (Homilía de la canonización de la madre Teresa de Calcuta): «¿Quién comprende lo que Dios quiere? (…) ¿Cuál es la voluntad de Dios en mi vida? (…) A Dios le gusta toda obra de misericordia, para que en el hermano que ayudamos reconocemos el rostro de Dios que nadie puede ver (…) Estamos llamados a concretar en la realidad lo que invocamos en la oración y profesamos en la fe. No hay alternativa a la caridad: quienes se ponen al servicio de los hermanos, aunque no lo sepan, son los que aman a Dios».

-Isabel Solà Matas (En la foto. Monja catalana de Jesús-María, asesinada en Haití). «Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios».

-Jordi Llisterri (periodista, www.catalunyareligió.cat) recuerda palabras de Isa Sola: «Sufrir hambre es una de las experiencias más duras que he vivido. No había pasado hambre y ahora sí (…) Este pueblo ha hecho fuerte mi fe, que era muy débil (…) Sólo puedo estar con los que sufren (…) Estoy viva, sí; de milagro. No sé qué. Pero hay tanta gente muerta que siento que he muerto con ellos. No sé por qué estoy viva, y me da rabia estar siempre entre los que tienen suerte. No sé qué quiere Dios de mí y de todo esto (…) Sólo pido que me recuerden por haber vivido para los demás».

-Comentario en la web www.avantguarda.cat: «En el intento de ser buen cristiano dedicaré hoy un Padrenuestro y un rato de silencio en el paseo nocturno a la monja catalana Isabel Solà asesinada entre los pobres. Su rostro blanco y sonriente de esta fotografía mimando este pequeño rostro negro es impresionante. Es difícil encontrar palabras para describir este episodio de amor, de esperanza y de fe. Si Dios ha hecho el mundo y la humanidad, como pensamos los cristianos, y en tdas partes pueden encontrarse sus huellas es razonable y humano creer que el Espíritu del Dios de Jesús vive en esta mujer y en este niño. Y esto debe de ser el cielo, la plenitud, la felicidad «.

(Traducción del texto publicado en el número de septiembre-octubre de Foc Nou)

Compartir esta entrada