La idea de un Dios benévolo se esfuma. O no

22

El neurocirujano Henry Marsch, 65 años, del hospital S. George de Londres, dice a la periodista Ima Sanchís: «Ves tus pacientes, a menudo niños, sufrir cosas tremendas y la idea de un Dios benévolo se esfuma». Comentario respetuoso: Se esfuma, o no.

1. Todo sufrimiento, como el de los enfermos, sobre todo de los niños, termine o no con secuelas graves o con la muerte del paciente muestra la fragilidad de la condición humana. También muestra el fracaso de la medicina y las limitaciones de la ciencia que, a pesar de sus grandes avances, no puede solucionar los problemas que se le plantean.

2. Desde el mal, el sufrimiento, la fragilidad de los seres humanos y desde el fracaso de la ciencia médica puede descartarse la hipótesis Dios. Una vez eliminada la existencia de Dios es absurdo debatir si el Dios inexistente es benévolo o malévolo. Simplemente no es, y punto final.

3. ¿Punto final?. Puede suceder que hombres, mujeres, médicos y pacientes experimenten algún tipo de huella o de idea de Dios en el fondo de su conciencia. Así ocurre a lo largo de la historia y en todas las culturas. Puede ser una idea equivocada. Puede que algunos acepten Dios o la idea de Dios como un Dios incomprensible. La humanidad y el universo también son incomprensibles. Pero son.

4. Dios es incomprensible porque nadie nunca lo ha visto. El evangelista Juan escribe: «A Dios nadie lo ha visto nunca. El Hijo único, que es Dios y está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado» (Juan, 1. 18). La cuestión Dios es una cuestión existencial, no sólo intelectual. «El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor (…) A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos, él está en nosotros y, dentro de nosotros, su amor ha llegado a la plenitud» (Primera Carta de Juan, 4, 8).

5. Jesús mismo, que se refiere a Dios como Padre, también está a punto de pensar que la idea de un Dios benévolo se esfuma cuando sufre y siente próxima la muerte, muerte violenta en cruz. «Jesús arrodillado, oraba diciendo: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad sino la tuya» (Primera Carta de Juan, 4, 12). Y clavado en cruz «Jesús clama con toda la fuerza: Eloí, Eloí, ¿lema sabactani? Que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado» (Marcos 15, 34). Unos interpretarán estas palabras como un grito ateo. Otros interpretan este interrogante como un clamor de fe.

Compartir esta entrada