El Papa se equivoca en los nombramientos pero el nuevo obispo de Barcelona no rectifica

14

El Papa Francisco reconoce que se equivocó al nombrar al sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda como número dos de la secretaría de Economía de la Santa Sede, actualmente detenido y juzgado en el Vaticano por filtrar documentos reservados. Pero el nuevo arzobispo de Barcelona, ​​Juan José Omella, no rectifica los elogios que hizo a Vallejo Balda.

     Francisco dijo en la hora del Ángelus del pasado 8 de noviembre que robar estos documentos es «un hecho triste, un delito, un acto deplorable». Ahora, en la rueda de prensa celebrada en el avión que le ha llevado de Bangui a Roma, un periodista le preguntó si consideraba que había cometido un error al nombrar a monseñor Vallejo Balda, y el Papa lo ha admitido: «Ha sido un error «.

     En cambio, no consta que el futuro nuevo arzobispo de Barcelona, ​​Juan José Omella, haya rectificado la valoración positiva que un día hizo de su compatriota Vallejo Balda. Omella, en una visita a Roma realizada en febrero de 2014, escribió a sus diocesanos: «El Papa Francisco conoce España, y sabe dónde está y como es La Rioja. Estoy seguro de que nuestros queridos paisanos -el cardenal Eduardo Martínez Somalo, Celso Morga Iruzubieta, Felipe Heredia Esteban y Lucio Angel Vallejo Balda- le han hablado de las excelencias de esta entrañable tierra y de sus gentes.Tenemos allí, en Roma, unos buenos embajadores». ¡Un buen embajador!»

     Además, Omella dejará la diócesis de Calahorra-La Calzada-Logroño para ir a la capital de Catalunya el próximo 26 de diciembre con una denuncia sobre sus hombros por mantener simbología franquista en la catedral logroñesa de la Redonda. A Omella se le describe como un obispo de perfil social y no político, pero retirar o mantener la simbología franquista sea en una catedral o no es una postura inevitablemente política. Rectificar es de sabios, de buena persona y de buen cristiano. 

Compartir esta entrada