Plegaria universal de liberación desde Catalunya

116

Buen Jesús, enséñanos a orar por amor a los demás, a Dios y por nuestro propio bien a partir de nuestra situación personal, social y universal… y que esta plegaria sea transformadora.

2.- Situados en un régimen de espionaje, pedimos a Dios que toda la actuación del Estado respete los derechos y libertades de todas las personas y de todos los pueblos.

3.- Situados en un régimen represor, pedimos a Dios el fin de la guerra sucia y el cierre de las cloacas del estado.

4.- Situados en un régimen con el adn franquista, pedimos a Dios que las instituciones judiciales, políticas, policiales y mediáticas rompan sus vinculaciones con la dictadura.

5.- Situados en el régimen establecido ahora y en el que pueda haber en el futuro, pedimos a Dios que la voluntad del pueblo se exprese libremente en las urnas y sea respetada por todos sin que los votantes sean perseguidos y sin que sus líderes tengan que ir a la cárcel o al exilio.

6.- Situados en un régimen monárquico no sometido al veredicto de los votos, pedimos a Dios que los ciudadanos, que deben dejar de ser súbditos, tengan hoy los mismos derechos y deberes que los reyes y mañana los mismos derechos y deberes que los presidentes republicanos.

7.- Situados en un régimen español que se proclama plurilingüe, pidamos a Dios que el catalán, que está en inferioridad condiciones que el castellano, sea una lengua respetada y cuente con el apoyo institucional necesario para consolidar su presencia en la propia Catalunya y su proyección internacional.

8.- Desde la situación entre Catalunya y España, pedimos a Dios que su relación se base en la democracia, la libertad, la solidaridad, el diálogo y el respeto a la mutua soberanía nacional.

9.- Desde la actual situación mundial, pedimos a Dios para que Catalunya, Europa y todos los pueblos del mundo vivan liberados del miedo, de la represión, de la guerra.

10.- Desde nuestra condición humana, los cristianos, los que comparten su mensaje y todas las personas de buena voluntad hagan realidad la interpelación de San Pablo contra todo poder despótico: “Cristo nos ha liberado para que seamos libres. Maneneos firmes, y no os dejeis someter otra vez al yugo de la esclavitud (…) Vosotros hermanos, habéis sido llamados a la libertad”.

Compartir esta entrada