Siniestro Borrell. Del GAL terrorista a atacar a Puigdemont

118

El siniestro Josep Borrell aprovecha la invasión de la Rusia de Putin en Ucrania para atacar al eurodiputado Carles Puigdemont. «Gracias a Dios, Zelenski no es uno de esos líderes que huye escondiéndose en un coche», ha dicho. No dice que el president catalán exiliado es una persona libre en la Unión Europea, no un fugado. Mientras, Borrell perpetró el antidemocrático espionaje en Europa contra las delegaciones de Catalunya en Berlín, Londres y Ginebra.

2.- El siniestro Borrell apoyó a José Barrionuevo (ministro del Interior) y Rafael Vera (secretario de estado de Seguridad), condenados por el terrorismo de estado de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación). Borrell asegura (13/09/1998) que defender a los condenados Barrionuevo y Vera forma parte de su proyecto de futuro. Textualmente: «La solidaridad con estos compañeros va irrenunciablemente unida a nuestro proyecto de futuro». Dirigentes socialistas (Felipe González, Joaquín Almunia, Alfonso Guerra, José Bono, Josep Borrell) se concentraron en la cárcel de Guadalajara cuando Barrionuevo y Vera ingresaron (25/02/2003) en prisión. Borrell dijo: “La concentración de Guadalajara es un acto cívico. La gente expresa su emoción, cariño y solidaridad con los condenados. No es un altercado que pueda interpretarse como un acto de rebeldía institucional o desacato a la justicia”.

3.- El siniestro Borrell muestra otras peligrosas afirmaciones. Apela a desinfectar a Catalunya para curarla de la enfermedad del independentismo. Lo propugnó en un mitin de la ultra franquista Sociedad Civil Catalana. Los catalanes, a su juicio, sólo quedarán desinfectados si defienden la soberanía de España, no la soberanía de Catalunya.

4.- El siniestro Borrell también afirma, en la Universidad Complutense, que una de las causas por las que Estados Unidos tiene un alto nivel de cohesión es haber nacido de una independencia prácticamente sin historia y porque los colonizadores “lo único que hicieran fue matar a cuatro indios”. Las palabras de Borrell son indecentes porque esconde que la población nativa antes de la colonización era de unas 10 millones de personas y en 1900 era sólo de 300 mil personas.

5.- “Siniestre… Que presagia una desgracia. Funesto” (Diccionari de la llengua catalana)

Compartir esta entrada