El historiador Espino discrepa de la visión franquista y borbónica del «descubrimiento» de América

64

La invasión de América” (Editorial Arpa) de Antonio Espino (Córdoba, 1966), catedrático de Historia Moderna de la Universitad Autònoma de Barcelona, ​​ofrece de forma documentada “una nueva lectura de la conquista hispana de América, una historia de violencia y destrucción”

2.- El historiador y catedrático Espino discrepa de la visión franquista y borbónica. Argumenta: “En España la conquista de América se ve como un hito histórico, pero en realidad fue una brutal y sangrienta invasión que debería generar vergüenza (…) El franquismo se apropió de la historia de España con fines ideológicos, y escondió los elementos más terribles que toda invasión, conquista e imperialismo comporta. Y esta idea perdura hasta hoy (…) El rey Felipe VI, que acaba de viajar a Puerto Rico con motivo de los 500 años de la fundación de San Juan de Puerto Rico, sigue con ese discurso típico que España trajo a América la civilización, la cultura, la lengua, la religión, la tecnología y la palabra libertad, porque además explican cómo los conquistadores se aliaron con algunos grupos aborígenes para luchar contra otros grupos dominantes que los tenían sometidos”.

3.- A Antonio Espino no le gusta hablar de descubrimiento. “El verbo invadir es mucho más inequívoco. Implica irrumpir, entrar por la fuerza, así como ocupar anormal e irregularmente un sitio. Y esto es lo que ocurrió en el caso de América. Se impuso la cultura del terror empleada por los españoles a la hora de invadir el territorio americano. Amputaciones de manos, ejecuciones en la hoguera, empalamientos,, colgamientos, lanzamiento de grandes perros de combate contra personas, abusos sexuales contra mujeres y niñas, y masacres fueron algunos de los métodos empleados por los españoles para someter a las poblaciones locales”.

Compartir esta entrada