Cuando Felipe VI apela al derecho de autodeterminación

104

el derecho de autodeterminación en Catalunya no se esfuma a pesar de las acciones represivas del régimen español a través de la fiscalía, el CNI, la policía, los partidos españolistas y sus aparatos mediáticos. El Gobierno PSOE / Podemos de Pedro Sánchez (con ministros catalanes como Miquel Iceta, Raquel Sánchez, Joan Subirats… ¡ondia!) miente y hace trampa cuando afirma que la legalidad constitucional es un marco que no permite el ejercicio del derecho de autodeterminación de los pueblos.

2.- El rey Felipe VI apela al derecho de autodeterminación en la 71 asamblea general de Naciones Unidas (24/05/2016). Afirma textualmente: “España apoya los esfuerzos de Naciones Unidas en favor de una solución política, justa, duradera y mútuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental en el marco de las disposiciones compatibles con los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas”. El pueblo del Sahara Occidental estuvo hasta 1976 bajo la soberanía de España.

3.- El discurso Felipe VI y la argumentación del soberanismo catalán se basan en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos aprobado por Naciones Unidas. ¿Punto de encuentro entre ambas partes? El artículo 1 de este Pacto establece: “Todos los pueblos tienen derecho a la autodeterminación. En virtud de ese derecho determinan libremente su estatuto político y procuran también por su desarrollo, económico, social y cultural”. El artículo 3 establece: “Los Estados Partes en este Pacto, incluidos aquellos que tienen responsabilidad de administrar territorios no autónomos, y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho a la autodeterminación y respetarán este derecho de acuerdo con las disposiciones de la Carta de Naciones Unidas”.

4.- El estado español ha firmado este Pacto. Así consta en el BOE (1977/10733), plenamente vigente y que forma parte de la legalidad constitucional. El artículo 10:2 de la misma Constitución lo ratifica: “Las normas relativas a los derechos fundamentales y libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificadas por El artículo 96.1 también lo ratifica: “Los tratados internacional validamente celebrados, una vez publicados oficialmente en España, formarán parte del ordenamiento interno”.

5.- Conclusiones. Un auto denominado constitucionalismo españolista manipula y viola sistemáticamente la Constitución. El soberanismo catalán puede aprovechar las ventanas que la legalidad constitucional deja abiertas a favor del derecho de autodeterminación.

Compartir esta entrada