Castells / Subirats / referendum en el Gobierno español represor

127

El hecho de que Manuel Castells abandone el Gobierno de Pedro Sánchez demuestra que un sabio reputado y columnista en “La Vanguardia” puede ser un ministro, en este caso de Universidades, sin pena ni gloria. Su balance ministerial es desolador.

2.- Una segunda lección deriva del hecho de que Castells será ahora sustituido por el catedrático Joan Subirats. Ambos son la cuota de Comuns / Podemos propuesta por Ada Colau. Y Castells y Subirats, impulsores ideológicos del Comuns liderado por Colau, también son responsables del desprestigio creciente del proyecto de la alcaldesa de Barcelona, ​​sobre todo desde las últimas elecciones municipales. La reciente dimisión de Pablo Iglesias y las ambigüedades del diputado Jaume Asens en los ámbitos social y nacional lo confirma.

3.- Una tercera lección se sitúa en el corazón mismo del borbónico y juancarlista Gobierno de Pedro Sánchez que ha echado el teórico republicanismo y federalismo del PSOE a la papelera de la historia. Castells fue en septiembre de 2017 uno de los primeros firmantes de un manifiesto a favor del referéndum de autodeterminación: “El 1-O defendemos la democracia en las urnas”. El texto terminaba así: «Anunciamos nuestro apoyo a su convocatoria y pedimos a todo el mundo que, sea cual sea el sentido de su voto, acuda a las urnas para decidir el futuro de Catalunya democráticamente y en libertad». Entre los primeros firmantes figuran Manuel Castells, Marina Garcés, Eduard Punset, Manel Esteller, Carme Pigem, Jordi Savall, Bonaventura Clotet, Imma Tubella, Pedro Portabella, Marta Sanz-Solé, Eudald Carbonell, Xavier Rubert de Ventós.

4.- Uno de los miles y miles de ciudadanos fueron a votar en el referéndum figura el nuevo ministro de Universidades, Joan Subirats. Los ultras y franquistas del PP, Cs y VOX están cabreados y piden dimisiones. Algunos lo demuestran con declaraciones vomitivas como Pablo Casado, con P de pipi y C de caca, según su modo de hablar. Y el Gobierno PSOE / Podemos de Pedro Sánchez está atrapado en sus contradicciones. Ha tenido o tiene ministros como Castells y Subirats pero, a la vez, persigue y reprime como criminales a los políticos catalanes favorables al referéndum de autodeterminación. Se supone que Pedro Sánchez considera que Manuel Castells y Joan Subirats no son unos criminales cuyo destino sea la prisión o el exilio.

Compartir esta entrada