La Vanguardia elimina a Rahola. Bienvenida a la libertad, Pilar

13

La Vanguardia española, unionista, borbónica, juancarlista, contraria a la Catalunya soberana elimina a Pilar Rahola. Bienvenida a la libertad, a la intemperie del periodismo libre.

1.- No es la primera vez que La Vanguardia tan fuertemente subvencionada por las administraciones actúa de esta manera. Este diario es de Javier Godó, conde de Godó, y también Grande de España por concesión de Juan Carlos I, el hoy rey ​​fugado por oscuros asuntos financieros y de faldas.

2.- (Confesión personal, entre paréntesis. Yo decidí liberarme del diario del Grande de España en febrero de 2014 después de que Enric Juliana, con el silencio cómplice del entonces director Màrius Carol, me censurara tres artículos en tres meses) .

3.- El primer artículo, escrito el 15 de diciembre de 2013 y nunca publicado en La Vanguardia, se titulaba «Un artículo éticamente indecente de Zarzalejos». Se contaba que el periodista españolista José Antonio (nombre de resonancias falangistas) Zarzalejos pretendía hundir el proceso soberanista catalán, pacífico y democrático descalificando a sus dirigentes políticos diciendo que sufrían convulsiones epilépticas. El periodista Albert Sáez, que en aquel tiempo no dirigía el sociata «El Periódico», comentó en twitter: «No quiero ni pensar qué pasaría si un periodista catalán escribiera que un presidente del Gobierno tiene ataques de epilepsia …. «

4.- El segundo artículo, escrito el 13 de enero de 2014 y nunca publicado en La Vanguardia, se titulaba «Discrepancias catalanas con el portavoz episcopal español». El entonces nuevo portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, defendía el conocido como «documento Rouco» que pretende ser un dogma de una Iglesia nacionalcatólica a favor de la nación española y en contra de la nación catalana. El artículo censurado por el tándem Juliana / Carol daba razones de la Doctrina Social de la Iglesia en contra de este nacional catolicismo español dogmático.

5.- El tercer artículo, escrito el 20 de febrero de 2014 y nunca publicado en el diario del Grande de España, se titulaba «El príncipe, el pueblo y Dios». Trataba sobre una visita de cuatro días que el entonces príncipe Felipe VI hizo a Catalunya, incluido Poblet. El texto censurado decía, por ejemplo: «El príncipe debería releer o leer si no lo ha hecho,»Raíces cristianas de Catalunya» (1985). Este documento emblemático del episcopado catalán analiza la relación entre nación catalana y comunidad eclesial a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia católica y de los documentos pontificios (…) el príncipe, creyente o no, tiene el deber en conciencia de estar al servicio del pueblo. ¿A qué parte del pueblo o sociedad civil sirve el príncipe? ¿Escucha a los ciudadanos que de manera democrática, libre y pacífica quieren votar para decidir el futuro de su pueblo? Un tuit tiene mucho éxito en twitter: «el príncipe Felipe estará unos días en Catalunya. Ánimo, repite lo que dijiste en 1990: Catalunya será el que los catalanes quieran que sea».

6.- Estos textos tienen vigencia siete años después. La censura también está vigente siete años después. La persecución contra el soberanismo catalán democrático y pacífico cuenta con la colaboración del quintacolumnismo.

Compartir esta entrada