Mando a distancia desde Saint-Martin-le-Beau y Waterloo

16

El president Tarradellas en su exili de Saint-Martin-Le-Beau

1. «Un sistema que desprecia al diferente, al que piensa diferente, al que critica, no puede prosperar» se lee en una crónica periodística anexionista para ir en contra del soberanismo catalán. Pero esta afirmación se gira en contra del anexionismo españolista.

2. Un sistema institucional / político / judicial / policial / mediático que acosa al diferente (el soberanismo catalán, por ejemplo) por las vías de la descalificación, la mentira, la cárcel, el exilio, la inhabilitación de sus dirigentes, cargos ejecutivos y parlamentarios no prospera. Es más, atenta contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos que debe ser respetada por las Constituciones, incluida la española.

3. Los españolistas anexionistas desacreditan al preso Oriol Junqueras y, sobre todo, al exiliado Carles Puigdemont y a sus compañeros represaliados. Les daban por políticamente liquidados. Se han equivocado. ER tiene 33 escaños y Junts tiene 32 escaños. Total 65 escaños. A los que hay que añadir, los 9 de la CUP. Total, 74 escaños independentistas en el Parlament de Catalunya.

4. Entonces comienza la operación anexionista de descalificar a Junqueras y Puigdemont acusados ​​de mandar desde la distancia. Dicen: «El mando a distancia es el que está más alejado de las prácticas democráticas». No. La autoridad ética y política de los presos y exiliados catalanes es una victoria ética y política sobre los que los han forzado a ir a la cárcel y al exilio. El mando a distancia realizado desde la Zarzuela, desde la Moncloa, desde el aparato judicial, desde las cloacas del estado, desde la caverna mediática es lo que está más alejado de las prácticas democráticas.

5. En todo caso, el mando a distancia del president Carles Puigdemont desde Waterloo y, en su día, el mando a distancia del president Josep Tarradellas desde Saint-Martin-le-Beau no persiguen a los que piensan y votan diferente ni envían gente a la cárcel o al exilio.

Compartir esta entrada