Interpelación cristiana a Pujol

8

El president Jordi Pujol, con los aciertos y los errores en su larga trayectoria personal y política, tiene la convicción de que el cristianismo es una interpelación comprometida y trascendente a lo más profundo de la condición humana. No es un opio narcotizante.

1. Pujol pide perdón en su confesión pública del 25 de julio de 2014. Juan Carlos I ya había pedido perdón por el asunto de Corina y los elefantes. Felipe González nunca ha pedido perdón por los GAL. José María Aznar nunca ha pedido perdón por mentir sobre las armas de destrucción masiva para justificar la guerra con Irak.

2. El Pujol que pide perdón siempre se ha confesado cristiano sin exhibicionismo. Lo formula de diversas maneras … «Soy un cristiano indigno» … «Yo soy creyente, imperfectamente creyente» … «Soy un hombre católico. Vengo de una familia con un padre no creyente y una madre religiosa tradicional «.

3. En su confesión publica utiliza expresiones significativas … «Mi error inicial» … «El único responsable» … «Mucho dolor» … «Pido perdón» … «Que esta declaración sea ​​reparadora en lo que sea posible del mal y de expiación para mí mismo «

4. Pujol puede pensar, reflexionar y orar en dramáticos personajes bíblicos. El Moisés que lidera su pueblo durante muchos años pero que, al final, se queda en el desierto sin entrar en la tierra prometida. El hijo pródigo que malgasta el dinero de su padre, vuelve a casa y pide perdón. El Judas traidor por treinta denarios de plata. El Pedro que por miedo niega tres veces a Jesús. Uno de los dos bandidos crucificados, a derecha e izquierda del Nazareno, que se dirige a Jesús y de quien recibe un mensaje de esperanza. El Pablo que cae del caballo y se convierte

5. El desierto silencioso y solitario es y será el futuro de Pujol. Pero Jordi Pujol, a pesar de todo y su confesión, siempre tendrá el honor y mantendrá la dignidad de haber sido perseguido, detenido, torturado, juzgado en un consejo de guerra, condenado y encarcelado por la dictadura franquista. Era y es el precio a pagar por defender la democracia, y los derechos y las libertades de Catalunya.

Compartir esta entrada