Marchena no escucha la voz humanitaria del Papa y de los obispos sobre los presos

14

El juez Manuel Marchena y el TC no escuchan la voz humanitaria del Papa y del episcopado catalán, e impiden que los presos políticos catalanes pasen el confinamiento en su casa.

1. EXILIADOS Y PRESOS. El hecho de que los exiliados políticos sean libres en Europa demuestra que los presos han sido condenados injustamente. En la hipótesis de que la sentencia fuera justa nada justifica que los presos, por sentido humanitario, no puedan estar en casa durante el confinamiento.

2. FRANCISCO: JESÚS JUZGADO SIENDO INOCENTE. El Papa Francisco ha manifestado al respecto en las celebraciones de Lunes Santo y Martes Santo. Dijo: «En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y como los doctores de la Ley se ensañaron contra él. Jesús fue juzgado con dureza, con saña, siendo inocente. Quisiera orar hoy por todas las personas que sufren una sentencia injusta a causa de ensañamiento (—) Pienso en un problema grave que existe en muchas partes de mundo. Quisiera que hoy rezaran por el problema de la superpoblación carcelaria. Donde hay hacinamiento -mucha gente allí-, existe el peligro, durante esta pandemia, que acabe en una grave calamidad. Oremos por los responsables, por los que han de tomar las decisiones, para que tomen un camino justo y creativo y puedan resolver el problema».

3. El ARZOBISPO PLANELLAS  PIDE HUMANIDAD A LAS AUTORIDADES. El arzobispo de Tarragona y presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense (Catalana), Joan Planellas, se ha referido a ello en la homilía del Viernes Santo: «Oremos por todos los que sufren las consecuencias de la epidemia actual (… ) por los encarcelados y perseguidos, por los que son tratados injustamente por los hombres, los emigrantes, los exiliados (…) el Papa ha recordado el deber que tienen los gobernantes de velar por la salud de quienes se encuentran recluidos en las cárceles. Quisiera pedir a las autoridades que durante el periodo del estado de alarma, con un gesto de generosidad, de humildad y de humanidad, se permita a todos los presos y presas, que ya disfrutan de permisos para salir de la cárcel , que puedan pasar lo que resta de confinamiento en sus hogares con la familia«.

4. SACERDOTE ACUSADO INJUSTAMENTE. El mismo viernes, en la vaticana Plaza de San Pedro, el Papa presidió un vía crucis en que las 14 escenas giran torno a las cárceles y los presos. La escena numero 11 estaba dedicada a un sacerdote acusado y, tras ocho años de juicio ordinario, absuelto definitivamente. Los exiliados y presos políticos pueden identicarse con esta persona injustamente acusada.

5. MEDITACION DEL SACERDOTE INOCENTE ACUSADO... Esta es la meditación de este sacerdote …. «Cristo clavado en la cruz. Cuántas veces he meditado como sacerdote en esta página del Evangelio. Entonces, cuando un día, me pusieron en la cruz, sentí todo el peso de aquella madera: la acusación se hacía de palabras tan duras como las uñas, la subida se hacía abrupta, el sufrimiento estaba grabado en la piel. El momento más oscuro fue ver mi nombre colgado fuera de la sala de justicia: en ese momento me di cuenta que era un hombre obligado a probar su inocencia, sin ser un culpable. Estuve colgado en la cruz durante diez años: era mi vía crucis poblado por carpetas, sospechas, acusaciones, insultos. Cada vez, en los juzgados, buscaba el Crucifijo colgado: lo miraba mientras la ley investigaba mi historia. La vergüenza, por un momento, me llevó al pensamiento que sería mejor terminarla. Pero entonces decidí seguir siendo el cura que siempre he sido. Nunca pensé en acortar la cruz, incluso cuando la ley me lo permitía. Decidí someterme a un juicio ordinario: me lo debía, a los chicos que eduqué durante los años de seminario, a sus familias. Mientras subía mi calvario, los encontré a lo largo de la carretera: se convirtieron en mis cirineos, soportaron el peso de la cruz conmigo, me secar muchas lágrimas. Junto a mí, muchos de ellos rogaron por el chico que me acusó: nunca dejaremos de hacerlo. El día que fui absuelto con la fórmula completa, descubrí que era más feliz que hace diez años: toqué la acción de Dios con la mano de mi vida. Colgado en la cruz, mi sacerdocio se iluminó «.

Compartir esta entrada