Coronavirus y Corinavirus llevan Pedro Sánchez al precipicio

4

Una cadena de errores en la gestión del coronavirus y de la Corinavirus llevan el presidente Pedro Sánchez al precipicio.

1. PRIMER ERROR de Pedro Sánchez es autoproclamarse como un caudillo tercermundista, autoridad única «competente» en la lucha contra el coronavirus. Él es, por tanto, el único responsable de una pésima gestión de una pandemia con cientos de muertos, sobre todo en Madrid.

2. SEGUNDO ERROR de Sánchez se confiar en el despliegue militar y policial para combatir la pandemia. Los protagonistas del combate deben ser los entendidos en los diversos aspectos del asunto y sus consecuencias como el personal sanitario, los científicos y los especialistas en asuntos económicos y sociales.

3. TERCER ERROR es la voluntad de Sánchez de realizar una grosera recentralización administrativa que implica la descalificación y liquidación del Estado de las autonomías constitucional. Impone el «ordeno y mando» militar y desprecia la auténtica colaboración entre administraciones que respete las respectivas competencias. La decisión del Gobierno Sánchez (PSOE y Podemos) oscila entre el represor 155 y un golpe de estado. Así se explica que Sánchez sea aplaudido por neofranquismo de PP, VOX y CS.

4. CUARTO ERROR de Sánchez se produce en estos tiempos convulsos. El apoyo de su Gobierno a Felipe VI, hijo de Juan Carlos I, rey impuesto por el dictador Francisco Franco, que se encuentra en una situación judicial muy delicada. La monarquía española sin credibilidad política, democrática y ética se tambalea. El PSOE mes monárquico y ex federal que nunca vuelve a coincidir en este asunto con PP, VOX y CS. El partido de Sánchez liga su futuro al de los Borbones

5. LA PROFUNDA CRISIS del coronavirus provocará gravísimas heridas personales, familiares, sociales, económicas. La superación será lenta. A su vez  habrá que hacer frente a dos cuestiones pendientes e inaplazables. Una es la crisis del régimen monárquico con el escándalo del Corinavirus. España tendrá que elegir entre monarquía borbónica o república. La otra cuestión pendiente es el planteado por el soberanismo catalán democrático y pacífico que ha venido a quedarse. Este conflicto político no puede resolverse con represión judicial y policial ni con imposición militar. La república catalana es una opción legítima. Quedará abierta a un buen entendimiento con una república española si los españoles lo quieren. El derecho internacional con el respeto, promoción y defensa de los derechos y las libertades de todas las personas y de todo los pueblos prevalece sobre cualquier ley. Y todo pasa por las urnas.

Compartir esta entrada