Silencios significativos de Aragonés (ERC)

7

Pere Aragonés mantiene significativos silencios tras reunirse la Mesa de diálogo (¿negociación?) en Madrid entre los Gobiernos de España y de Catalunya en el desayuno mantenido pocas horas después en Barcelona con los socios de El Nacional y presentado por José Antich

1. Pere Aragonés ha hablado más como dirigente de ERC que como vicepresidente del Govern catalán. Así se deduce por lo que ha dicho en su intervención, por lo que no ha dicho, y por como lo ha dicho.

2. El dirigente de ERC habla muy bien de esta Mesa pero no dice que es una Mesa  radicalmente desequilibrada. A un lado, está el Gobierno, constituido básicamente por un partido, el PSOE, corresponsable de la represión fiscal, policial, social y económica contra el soberanismo catalán democrático y pacífico. Al otro lado, está el Govern  formado por JxCat y ERC con dirigentes políticos y cívicos exiliados, encarcelados y perseguidos todavía hoy.

3. Aragonés presenta ERC como el partido del independentismo histórico. Pero no dice que hay otros amplios sectores de independentismo histórico que no se identifica con ERC y que apoya a la política liderada por el president Carles Puigdemont.

4. Aragonés emplea el recurso fácil y tópico de hablar de los post convergentes. Todo el mundo, sin embargo, es post hoy. Podría hablar de la post ERC de Heribert Barrera que pacta con el post PSOE que un día fue republicano y federal y con el post PSUC y PC que hace tiempo fueron republicanos y eurocomunistas.

5. Aragonés habla del estado español represor representado por el PP. Pero no dice que el PSOE del 155 y del Gal (terrorismo de estado) también es responsable y actor de esta represión.

6. Aragonés habla de la necesidad de que el asunto catalán tenga una dimensión internacional. Pero no dice nada de la labor de internacionalización que están realizando Waterloo, el Consell per la República, el president Puigdemont y los consellers exiliados.

7. Aragonés habla de que hay que ampliar la base independentista, pero no recalca que también es muy necesario consolidar el entendimiento de las diversas formaciones políticas y sociales soberanistas.

8. Aragonés habla de que el independentismo catalán debe alcanzar el 70-80% de los votos pero, en cambio, no pide la misma exigencia al unionismo españolista que, por lo visto, tienen suficiente tener sólo el 30-20% de los votos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               9. Los silencios de Pere Aragonés son significativos. Si pretenden ampliar las bases del soberanismo se trata de un independentismo falsamente construido sobre la arena que caerá en las primeras oleadas.

Compartir esta entrada