El rey desobedece al Papa en asuntos armamentistas y el episcopado calla

11

El rey Felipe VI defiende la obediencia a la deteriorada Constitución española pero desobedece las directrices éticas del Papa Francisco en asuntos armamentistas.

El Papa dijo en su mensaje de Fin de Año por la Jornada Mundial de la Paz: «Las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídos de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias con dificultades, de los ancianos, de los enfermos, de la gran mayoría de los habitantes del mundo». Una semana después, volvió a referirse a este asunto ante el cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede: «Hay que hacer esfuerzos para erradicar el despreciable tráfico armamentista y la continua carrera para producir y distribuir armas cada vez más sofisticadas».

El Gobierno constitucional español y su rey no hacen caso del Papa Francisco, ni de sus gestos ni de sus palabras de carácter pacificador aunque la ética prevalece sobre una ley desprestigiada. La España borbónica y constitucional figura entre los 10 primeros estados del mundo en fabricación de armamento. Felipe VI acaba de visitar Arabia Saudí. España ha firmado un contrato para vender cinco corbetas a la marina saudí que se construirán en los astilleros de Ferrol y Cádiz. Arabia Saudita podrá seguir causando graves daños a objetivos civiles en Yemen, según Amnistía Internacional. Numerosas empresas han participado en este viaje real, algunas especializadas en logística militar como Navantia, Indra, Arpa. Entre los personajes que han estado vinculados figuran Florentino Pérez y y Joaquim Gay de Montollà.

El totalitario régimen saudí es uno de los que aplica con más facilidad la pena de muerte en el mundo. En los últimos tres años ha habido 350 ejecuciones. Este régimen figura en la lista negra de las ONG por su falta de respeto a los derechos humanos y por discriminar a las mujeres. Felipe VI y el déspota rey Salman se reconocen como buenos amigos. El Gobierno del PP, que cuenta con el apoyo de PSOE, PSC y Ciudadanos, no tiene escrúpulos en hacer negocios con la dictadura de Arabia Saudita pero se niega a dialogar con el Govern  democrático, pacífico e independentista de Catalunya.

¿Qué dice el episcopado católico español? ¿Y el catalán? Deberían denunciarlo con voz profética. Pero ambos episcopados no sintonizan con el Papa Francisco. Callan ante el poder político. Mantienen un silencio cómplice.

(Texto publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada