Mas, Forcadell y santo Thomas Becket contra el absolutismo del poder

4

Artur Mas y Carmen Forcadell son casos emblemáticos del comportamiento pacífico, libre y de conciencia ante el poder como, en este caso, es la estructura política española. El episodio de Thomas Becket es un sólido referente histórico para todos, cristianos y agnósticos.

1. El poder político sedujo a Thomas Becket (1118-1170), pero luego su conciencia le hizo enfrentarse a ese poder. Fue un hombre clave en la cúpula de la corte anglonormanda. Fue amigo e íntimo colaborador del rey de Inglaterra, Enrique II, que le nombró lord canciller y arzobispo de Canterbury para así controlar los asuntos eclesiales.

2. Este planteamiento político-religioso provocó un conflicto íntimo en Thomas Becket. Ante el dilema de escoger entre la fascinación del poder sometiéndose al rey o la conciencia, optó por ser fiel a su conciencia lo que, en su caso, implicaba defender la independencia de la Iglesia.

3. Por todo ello, el antiguo amigo y colaborador del rey sufrió menosprecio, amenazas y persecución. Tuvo que exiliarse a Francia, aunque al cabo de seis años retornó a Inglaterra. Enrique II, sin embargo, decidió  asesinarlo. El asesinato de Thomas Becket por tres ciudadanos armados enviados por el rey fue perpetrado en el altar de la catedral de Canterbury. Era la noche del 29 de diciembre de 1170, fecha en que se celebra su festividad como santo.

4. El poder, por razones de estado, asesinó a Thomas Becket, pero desde entonces, este personaje es símbolo de la conciencia, la libertad, la dignidad, la fe y la resistencia contra el absolutismo del poder político. Ojalá el ejemplo de Thomas Becket proteja y anime a Artur Mas, Carmen Forcadell y a todos quienes por fidelidad al pueblo que quiere ser demócrata, libre, solidario y soberano se encuentran en la misma situación.

Compartir esta entrada