El Papa ha de rechazar a Fernández Díaz como embajador en el Vaticano

16

El siniestro franquista Jorge Fernández Díaz aspira a ser embajador de España en el Vaticano si deja el Ministerio del Interior. Hay que avisar urgente mente al Francisco. ¡Cuidado  con Fernández Díaz! Es un individuo peligroso, no fiable. Este hipotético nombramiento español debería ser rechazado por la Santa Sede pensando en el bien de España, de Catalunya, de Europa y de la Iglesia.

               Fernández Díaz se presenta públicamente como católico. Pero muchos católicos discrepan radicalmente de su manera de entender y aplicar el cristianismo. El ídolo del que protagoniza el fernandezgate es la España nacional católica. Esta es su prioridad, y no el mensaje evangélico de liberación, solidaridad, misericordia y trascendencia. Él, en la práctica, está en contra de la Doctrina Social de la Iglesia que defiende los derechos y las libertades de las personas y de los pueblos o naciones.

               El catolicismo de Fernández Díaz es preconciliar y su práctica pública contradice el Evangelio. Procedente de una familia estrechamente vinculada a la dictadura franquista mantiene el estilo y el lenguaje franquistas. Visita con frecuencia el siniestro Valle de los Caídos, construcción faraónica donde está enterrado el general Francisco Franco y donde se reúnen nostálgicos de la dictadura. Reviste a la madre de Jesús con condecoraciones militares y policiales, así como lo hace con el ultraespañolista Francisco Marhuenda que es un periodista dócil a su servicio.

          La actuación de Fernández Díaz con la inmigración en las fronteras del sur de España está en las antípodas de la postura y la práctica del Papa. Conspira desde las cloacas del estado para destruir sin escrúpulos y con montajes falsos a sus adversarios políticos, especialmente a los soberanistas catalanes democráticos y pacíficos, a los que califica de enemigos según se acaba de confirmar gracias a una grabación. Fernández Díaz se queja ahora de que alguien filtre sus conversaciones, pero él es el gran filtrador de informes falsos a los directores de periódicos como La Razón, el ABC y El Mundo.

         También es alarmante que Jorge Fernández Díaz diga que tiene un ángel de la guarda, Marcelo, con quien habla de cosas cotidianas y de cuestiones de estado. El tándem Fernández Díaz/Marcelo espiando por las catacumbas de Roma provocaría un cataclismo en las diplomacias vaticana, europea y mundial.

(Artículo publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada